Latest News

Coronel Montano fue extraditado por EE.UU. a España por la masacre de los padres jesuitas

El ex viceministro de Defensa, coronel Inocente Montano, acusado de asesinar a cinco jesuitas españoles y uno salvadoreño en noviembre de 1989, fue extraditado por el gobierno de Estados Unidos a España, confirmaron fuentes oficiales.

Citando fuentes diplomáticas, diversos medios de Estados Unidos han informado este miércoles de la extradición de Montano, a petición de la justicia española, para juzgarlo por la llamada masacre de la UCA, en la que junto a los seis sacerdotes jesuitas fueron asesinadas su empleada, Elba Ramos y su hija Celina, de 16 años.

Según las fuentes diplomáticas Montano partió el martes por la tarde a Madrid desde un aeropuerto de Atlanta (Georgia), por lo que este miércoles ya se encuentra en España, donde será presentado ante la Audiencia Nacional Española, que le reclama por su presunta participación en la masacre de la UCA (Universidad Centroamericana, regentada por los padres jesuitas).

Ya el pasado 15 de noviembre, el presidente del Tribunal Supremo de EEUU, John Roberts, avaló la extradición a España de Montano al rechazar un recurso de su defensa, que intentó en varias ocasiones bloquear la entrega del ex militar, desde que fuera aprobada en febrero de 2016 por una jueza de Carolina del Norte.

El coronel Montano está acusado, junto a otros altos mandos militares de la época, de haber ayudado a planear la masacre que tuvo lugar la madrugada del 16 de noviembre de 1989, cuando fuerzas del Ejército salvadoreño asesinaron al español Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana.

Aquella madrugada del 16 de noviembre de 1989, en medio de una ofensiva guerrillera, tropas del Batallón Atlacatl, irrumpieron en el Centro Pastoral de la Universidad de los jesuitas, les ordenó salir al jardín y tumbarse boca abajo en el suelo, donde aparecieron a la mañana siguiente sin vida y con varios tiros en el cuerpo.

Los sacerdotes asesinados son Ignacio Ellacuría, rector entonces de la UCA, Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró, todos españoles, así como el salvadoreño Joaquín López y López.

La Justicia de El Salvador celebró un juicio contra Montano y otros 19 militares, pero el juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco consideró que fue un fraude de ley porque los hechos no fueron, a su juicio, correctamente investigados y, por eso, reclamó en 2011 la extradición de los acusados.

El lunes de esta semana, la UCA pidió a un tribunal de justicia de San Salvador la reapertura del caso, para que se investigue a los autores intelectuales del crimen.
Numerosos crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en El Salvador durante la guerra civil (1980-1992) no han sido juzgados aún debido a la promulgación de una ley de amnistía en 1993, tras la firma de los Acuerdos de Paz.

En julio de 2016, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) salvadoreña anuló esa ley de amnistía, lo que supuso la reapertura de procesos judiciales como el de la matanza de los jesuitas, y el caso del magnicidio del arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero (1980), ahora beato de la Iglesia católica.

El juez español Eloy Velasco volvió a pedir en 2016 la extradición de los ex militares en El Salvador, pero la Corte Suprema de Justicia salvadoreña dejó sin efecto esas órdenes de captura, por lo que los acusados de la matanza de los jesuitas no han sido extraditados.

Únicamente el coronel Guillermo Alfredo Benavides, miembro del grupo de oficiales que habrían planeado la masacre, guarda prisión desde enero pasado.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete