miércoles 23 de agosto de 2017
Latest News

El Mozote 35 años después aún enfrenta obstáculos institucionales y falta de voluntad política

Después de 35 años de ocurrido el genocidio de El Mozote, el Estado salvadoreño entregó a sus familias las osamentas de once de las víctimas de aquella masacre, en la que tropas del ejército asesinaron a cerca de un millar de personas en varios caseríos del norte de Morazán.

El magistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, Florentín Meléndez, entregó en nombre del Estado salvadoreño osamentas de once de las víctimas, nueve niños y dos adultos, en una sentida ceremonia en la que reconoció que se ha realizado un trabajo muy lento para cumplir la sentencia de la CIDH en 2012.

Según Meléndez, el proceso de recuperación de los cuerpos de las víctimas y la reparación de los daños ha tenido pocos resultados, se está llevando fuera de tiempo y que se ha burocratizado demasiado.
“Hay obstáculos institucionales y falta de voluntad política en algunas instituciones” para hacer efectiva la demanda de justicia de las víctimas, aseguró el magistrado Meléndez.

La masacre de El Mozote fue perpetrada por tropas combinadas del ejército, al mando del coronel Domingo Monterrosa, durante un operativo de tierra arrasada que duró tres días, entre el 10 y 12 de diciembre de 1981. Se estima que más de 200 de las muertes fueron menores de edad.

Con el apoyo de un equipo internacional de antropólogos e investigadores se logró un consolidado de 936 nombres de las personas asesinadas a sangre fría por el ejército. Y se cree que aún la lista no está completa.

En el gobierno anterior, el presidente Mauricio Funes pidió perdón a las familias de las víctimas, en nombre del Estado salvadoreño, por ese crimen de lesa humanidad, registrado como el genocidio más grande ocurrido en las últimas décadas en América Latina.

En los días y meses posteriores a la masacre, el gobierno de entonces negó que el ejército hubiera cometido semejante matanza. Incluso negó la existencia de la masacre misma. Pero luego de publicaciones de The New York Times y The Washington Post tuvo que aceptar la existencia de la masacre y luego la autoría del ejército.

Las familias de las víctimas de El Mozote siguen esperando que se les haga justicia a sus parientes, quienes murieron víctimas de la acción militar.

El pasado viernes, mientras recibían en pequeños ataúdes los restos óseos de sus seres queridos, las familias y hasta personas que asistieron como testigos o acompañantes de la ceremonia, no pudieron evitar que brotaran sus lágrimas.

“Es que El Mozote le sigue doliendo a las familias de quienes murieron y le sigue doliendo al país”, comentó uno de los testigos del acto solemne, impregnado de tristeza.

A continuación les presentamos una serie de imágenes registradas de ese histórico momento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete