Latest News

Jóvenes, principales víctimas de accidentes de tránsito en América Latina

Un problema que pasa inadvertido, pero es cotidiano y al año ocasiona más de 1.2 millones de muertes a escala mundial, son los accidentes de tránsito. Del total de fallecimientos, 12 por ciento ocurren en América Latina, principalmente entre adolescentes y adultos jóvenes, advierte un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Asimismo, el documento La seguridad vial en la región de Las Américas destaca el aumento de la mortalidad de motociclistas en la región –casi 30 por ciento– entre 2010 y 2015, al pasar de 15 a 20 por ciento.

En la evaluación por país, México figura entre los que reportan menos avance en seguridad vial, debido a la carencia de una ley nacional.

No obstante, las normas de tránsito de Ciudad de México están en la ruta recomendada por las organizaciones Mundiales y Panamericana de la Salud (OMS/OPS), con medidas como el límite de velocidad de 50 kilómetros por hora, señalaron expertos participantes en el Taller de Periodismo en Seguridad Vial, que se realiza en esta ciudad.

Darío Hidalgo, director de la práctica del transporte del World Resources Institute (WRI), resaltó que las disposiciones contenidas en el reglamento de tránsito capitalino, vigentes desde diciembre de 2015, han logrado reducir 18 por ciento la mortalidad por percances viales, con lo que la tasa se ubica en cuatro decesos por 100 mil habitantes; sin embargo, cuando se incluye a la Zona Metropolitana del Valle de México sube a 15 por cada 100 mil y se ubica por encima del promedio nacional, de 12 a 13 entre cada 100 mil habitantes.

Estos resultados son evidencia de que las disposiciones que también regulan aspectos como el uso del cinturón de seguridad, los dispositivos de retención de niños, los cascos para motociclistas, mejorar la protección de sectores vulnerables (peatones y ciclistas), y estrategias como Conduce sin alcohol (alcoholímetro), son efectivas.

El reporte de la OPS resalta el aumento de la mortalidad en el continente por causas de tránsito entre 2010 y 2013, que pasó de 149 mil 357 a 154 mil 89 decesos. Eugenia Rodríguez, asesora regional de Seguridad Vial de la OPS, comentó que es posible revertir esta situación, la cual se genera por diversos factores, y en la solución se requiere la participación de todos los sectores.

Tiene que ver, agregó, con superar la pobreza, aumentar la conciencia social sobre los riesgos del exceso de velocidad –lo cual se aplica para todos los estratos económicos–, pero también son relevantes la voluntad y decisión de políticos y tomadores de decisiones que garanticen, entre otros, un adecuado sistema de señalización y protección vial (puentes, semáforos), entre otros, indicó.

El informe también da cuenta de las desigualdades en la región. Mientras en América del Norte la tasa de mortalidad es de 10.2 por 100 mil habitantes, en Mesoamérica (donde se ubica México) es 13.6, pero en la región andina se ubica en 23.10; en el Cono Sur, 21; el Caribe latino 16.6, y en el no latino, 14.4.

Aún más revelador de los aspectos que condicionan los percances es que 73 por ciento de los decesos se da en países de ingresos medios, aunque 63 por ciento de los vehículos motorizados está en las naciones de mayores ingresos.

Respecto de las víctimas fatales en la región, el reporte indica que 45 por ciento son peatones; 35 por ciento ocupantes de vehículos, y 20 por ciento motociclistas.

El documento llama la atención sobre Mesoamérica, donde 34 por ciento de los fallecidos son peatones, 18 por ciento ocupantes de vehículos y 37 por ciento en la categoría de otro o no especificado.

La falta de información puntual afecta la calidad de los datos, ya que éstos son básicos para el diseño de políticas. Lo mismo ocurre con los lesionados en general; no contar con información contribuye a que el problema se mantenga invisible, indicó Rodríguez

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete