Latest News

La OEA no descarta pedir que se repitan las elecciones presidenciales en Honduras, ante fuertes sospechas de fraude

La Misión de Observación Electoral de la OEA en Honduras no descarta pedir la realización de nuevas elecciones presidenciales en ese país si no hay certeza en el recuento final, anunció hoy el secretario general del organismo, Luis Almagro.

El anuncio de la OEA se produce luego de casi dos semanas de celebradas las elecciones y no contar con el resultado definitivo, debido a fuertes sospechas de fraude en los comicios. Mientras tanto miles de personas continúan en las calles reclamando el triunfo del candidato opositor.

“Si las irregularidades existentes fueran de tal entidad que hicieran imposible que este proceso brinde certeza y seguridad en el recuento, la Misión se reserva el derecho de realizar las recomendaciones adicionales”, indicó Almagro en un comunicado.

“Sin descartar inclusive -prosiguió- la posibilidad de recomendar un nuevo llamado a elecciones con garantías de que corrijan todas las debilidades identificadas que dieron lugar a las irregularidades graves que se detectasen”.

Este es el primer mensaje de Almagro sobre la crisis desatada en Honduras ante las denuncias de “fraude” en el recuento de las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre, en las que fue reelegido el presidente, Juan Orlando Hernández, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

De acuerdo con el recuento oficial del TSE, Hernández ganó los comicios con 42,98 % de los votos frente al 41,39 % de Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, quien ha denunciado fraude en los comicios.

“La Secretaría General de la OEA no dejará solos a los hondureños y reafirma su máxima vocación para contribuir a resolver las diferencias en torno al proceso electoral. Por ello, la (Misión) MOE se mantiene para continuar su apoyo técnico-político”, aseguró.

Hasta ahora, la posición de la OEA la había fijado la MOE en sus comunicados emitidos desde Honduras, en los que pidió celeridad en el inusualmente lento recuento, llamó a la calma en las calles y concluyó que dadas las “irregularidades” del proceso y “lo ajustado de los resultados” no se puede declarar un candidato.

Almagro explica en su comunicado que el presidente Juan Orlando Hernández “ha admitido las conclusiones y recomendaciones del informe de la MOE, y ha manifestado su compromiso de someter al escrutinio técnico con acompañamiento de los observadores internacionales los resultados de las elecciones”.

Aunque añade que “lamentablemente, pese al sustento técnico y de base científica de las recomendaciones de la MOE, no ha sido posible llegar a un acuerdo firmado”.

La MOE informó a Almagro, según la nota del secretario, “sobre la falta de garantías y transparencia, así como el cúmulo de irregularidades, errores y problemas sistémicos que han rodeado este proceso electoral, en su etapa previa, jornada electoral y etapa postelectoral, que como corolario no permiten a la Misión tener certeza sobre los resultados”.

“Por otra parte, resulta claro que no es posible, sin un proceso exhaustivo y minucioso de verificación que determine la existencia o no de un fraude electoral -como ha denunciado parte de la oposición- restituir la confianza de la población en el proceso”, añade.

Almagro considera además “irresponsables e incompatibles con la democracia los llamados públicos al amotinamiento e insurrección militar realizados en el contexto postelectoral”.

Y, “con igual fuerza, deplora los extemporáneos llamados a la violencia y a la utilización de fusiles de asalto en poder de particulares por parte de líderes partidarios”.

Asimismo, condena “las muertes acaecidas y exige la inmediata investigación de los hechos, al tiempo que expresa sus condolencias”.

El organismo electoral hondureño, siguiendo la ley del país, todavía no ha declarado al nuevo presidente porque aún queda el proceso de impugnaciones.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete