Latest News

La UCA le responde a secretario general del FMLN, Medardo González

La Universidad Centroamericana (UCA) respondió hoy a un memorando girado el pasado fin de semana por el secretario general del FMLN, Medardo González, a la dirigencia y militancia del partido, en el que en un análisis de tres de las últimas encuestas de opinión, incluida la de dicha universidad, cuestionaba los datos y la interpretación de estos estudios.

La directora del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la UCA, Jeannette Aguilar, respondió hoy en un artículo de opinión a los señalamientos de González y lamentó que se rechace los datos y los señalamientos contra el estudio de opinión elaborado por el centro de investigación que ella dirige.

Aguilar dijo que “señalar, como lo hace el Secretario General del FMLN en un memorando dirigido a la cúpula y militancia partidaria, que la encuesta de la UCA forma parte de una estrategia para desestabilizar el país y generar un ambiente adverso a su partido, es la mejor muestra de la desvinculación de los liderazgos políticos del sentir y pensar de la población, y del desprecio hacia las opiniones ciudadanas”.

“Es evidencia, además, de la ceguera con que algunos dirigentes políticos enfrentan la realidad nacional y las consecuencias de sus propias incapacidades. Pretender elevar la moral de la militancia mintiendo y difamando es insultar la inteligencia de la gente y menospreciar su capacidad reflexiva, y una constatación de que esta clase de políticos no están interesados en atender los problemas ni las demandas de la población, sino en mantener el poder a cualquier precio”, aseguró la directora del IUDOP.

A continuación el texto íntegro del artículo de Aguilar publicado este viernes por la UCA en su portal digital:

Voluntaria y conveniente ceguera
Jeannette Aguilar, directora del Iudop

Como ha sido tradición por más de dos décadas y media, el Iudop realiza a mediados del año un sondeo de opinión pública para evaluar, desde la perspectiva de los ciudadanos, el desempeño del Gobierno de turno.

Estas mediciones son parte del seguimiento sistemático de la UCA a la opinión pública salvadoreña desde 1986, lo que le ha permitido a la Universidad captar la conciencia colectiva a través del tiempo y examinar la evolución de las actitudes o los juicios ciudadanos frente a la realidad, más allá de medir un estado de opinión coyuntural, como sucede con encuestadoras que hacen mediciones de opinión solo en períodos electorales.

Como señalaba Ignacio Martín-Baró, fundador del Iudop, poco se gana con realizar encuestas esporádicas y puntuales, pues se corre el riesgo de que sean un mero reflejo superficial de estados de opinión circunstanciales. De igual manera, las encuestas no pueden captar la conciencia colectiva ni cumplir su objetivo de ser canales de expresión de la ciudadanía si en su análisis no se logra hacer una totalización del sentido de las actitudes y opiniones recogidas. Un dato en sí mismo, interpretado sin conexión con los otros resultados de la medición, no logra aportar a la comprensión del clima de opinión prevaleciente.

La más reciente encuesta de opinión de la UCA, dedicada principalmente a evaluar el tercer año del Gobierno de Salvador Sánchez Cerén, muestra con elevada consistencia un predominio de juicios negativos en torno a la gestión gubernamental, los cuales se inscriben en una erosión progresiva del respaldo ciudadano a la actual administración; una tendencia advertida en las mediciones realizadas por el Iudop desde el primer año de gestión de Sánchez Cerén.

Si bien uno de los indicadores más relevantes de esta medición es la nota que la población le adjudica al Ejecutivo, el dato nos dice poco si no se interpreta en el contexto de los patrones de opinión predominantes y a la luz del actual contexto sociopolítico.

Así, la calificación de 4.79 otorgada por los ciudadanos al Gobierno cobra sentido al situarla respecto a otras valoraciones: el 68% no ve cambios positivos con el actual Gobierno, el 70.8% identifica cambios negativos, el 56.7% no advierte ningún logro gubernamental en este tercer año, el 62.4% asegura que el Presidente no ha cumplido sus promesas, el 80.7% de la gente no se siente beneficiada con la actual administración, el 57.6% cree que el país está peor que hace tres años y el 61.1% piensa que Sánchez Cerén gobierna mal al país.

Otro elemento a destacar para entender los datos revelados por la encuesta es el notorio declive que han experimentado algunas apreciaciones sobre el Gobierno en los últimos dos años. Solo para citar un ejemplo, entre 2014 y mayo de 2017, las opiniones que sostienen que el Presidente gobierna mal al país han crecido en 22.2 puntos porcentuales, mientras que los que creen que el mandatario no cumple sus promesas han pasado del 48.2% al 62.4% en el mismo período.

En ámbitos más concretos, el 70% de los ciudadanos cree que la situación de la economía nacional ha empeorado con el actual Gobierno, el 61.8% opina que la delincuencia ha aumentado, el 63.4% piensa que la migración de salvadoreños hacia el exterior ha crecido y el 57.9% cree que la atención en hospitales públicos y unidades de salud ha empeorado, entre otros resultados.

Otro dato interesante en esta medición es que en el análisis de distintos indicadores de percepción sobre el trabajo del Gobierno, no se encuentran las usuales diferencias de peso estadístico entre hombres y mujeres, niveles educativos, edades o extracción urbana o rural. Ello obedece a los altos niveles de consenso ciudadano encontrados en distintas apreciaciones sobre el Gobierno, algo que resulta interesante, pues las características de la gente parecen tener en la actualidad menos relevancia a la hora de construir juicios sobre el Gobierno y las instituciones.

Incluso entre los que declaran simpatía por el FMLN, las apreciaciones favorables hacia el trabajo del Gobierno no aumentan significativamente. Estos altos niveles de desaprobación del trabajo del Gobierno deben interpretarse a la luz del hastío de la población ante la poca capacidad de las instituciones para representar los intereses ciudadanos y atender sus demandas.

Si bien no se trata de un déficit de representación reciente que se circunscribe al Ejecutivo, el descontento ciudadano se ve agravado por las múltiples crisis que enfrenta el país, la percepción de la incapacidad del Gobierno para atender los problemas y el reconocimiento de prácticas como la corrupción, que ha permeado al Estado y sus funcionarios sin distingo de ideología ni color partidario.

Los salvadoreños, sobre todo los sectores socioeconómicos más vulnerables, luchan día a día por salvaguardar su vida del asedio delincuencial en sus comunidades y por asegurar la subsistencia económica, invadidos cada vez más por un sentimiento de abandono, desprotección y desesperanza respecto a los que por mandato deben garantizar el ejercicio efectivo de sus derechos.

En este contexto, señalar, como lo hace el Secretario General del FMLN en un memorando dirigido a la cúpula y militancia partidaria, que la encuesta de la UCA forma parte de una estrategia para desestabilizar el país y generar un ambiente adverso a su partido, es la mejor muestra de la desvinculación de los liderazgos políticos del sentir y pensar de la población, y del desprecio hacia las opiniones ciudadanas.

Es evidencia, además, de la ceguera con que algunos dirigentes políticos enfrentan la realidad nacional y las consecuencias de sus propias incapacidades. Pretender elevar la moral de la militancia mintiendo y difamando es insultar la inteligencia de la gente y menospreciar su capacidad reflexiva, y una constatación de que esta clase de políticos no están interesados en atender los problemas ni las demandas de la población, sino en mantener el poder a cualquier precio.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete

  • Señor Garcia

    Es una lastima mucha gente confío ciegamente en fmln, ahora resultaron ser unos ladrones, ineptos, descarados, no digo mas.

  • Mochi Parra

    “La encuesta de la UCA forma parte de una estrategia para desestabilizar el país”
    dicen los voceros del FMLN
    En los tiempos del PCN era igual argumento de los gobiernos: “Hay un complot comunista
    contra las instituciones democraticas”,”son ideas contrarias a la democracia”,
    “ideas exoticas de los enemigos del gobierno y de la paz”…..
    Tal parece que el intelecto de los actuales gobernantes es semejante al de los
    gorilas de aquella epoca y los intereses que defienden son tambien los mismo
    que esos simios defendian, los intereses de sus patronos o sea LOS INTERESES DEL CAPITAL.

  • Y muchos criticaban cuando neto menso pedía lealtad, y este otro viejo apela a su militancia mas pendej… para que lo sigan… error error

  • Alejandro Masís

    ES QUE LA MASCARADA ESTÁ POR TERMINAR, PERO ES LAMENTABLE TANTA HAMBRE, SUFRIMIENTO, DOLOR Y FRUSTRACIÓN, QUE TODOS LOS SALVADOREÑOS ESTAMOS PAGANDO POR HABER ABRIGADO TANTA ESPERANZA, QUE EN REALIDAD NO TENÍA RUMBO, Y HABER CONFIADO INGENUAMENTE EN QUIENES YA TENÍAN UN PLAN DE TRAICIÓN AL PUEBLO Y DE ENRIQUECIMIENTO PROPIO.

  • Carlos R Canas

    Como el avestruz, medadrdito prefier enterrar la cabeza a hacerle frente a la realidad. Bien por la UCA.

  • MarcoTulioLima

    El dilema del actual gobierno en su bajo desempeño al frente del País, se debe a su bajo poder político que sufre el ente oficial gubernativo. No ha podido desmontar las principales columnas del modelo Neoloiberal sembrado por la Oligarquía nacional y su partido ARENA. Por eso no tiene sufciente plata para financiar sus obligaciones ante la población. A duras penas puede mantener a flote el funcionamiento de clínicas y hospitales públicos, los puestos de trabajo no han podido ser aumentados al nivel de la demanda nacional de empleo, no ha podido promulgar una ley de equilibrio fiiscal, tal cual lo ameritan las necesidades sociales y productivas, no ha podido parar la evación y elusión fiscal, no ha logrado hacer que los fondo robados por los evasores sean pagados a Hacienda, no ha logrado rescatar los fondos robados por un montón de funcionarios públicos de los 4 anteriores gobierenos de Arena, no han construído caminos rurales para acelerar el desarrollo agrícola, el turismo rural y el bienestar social de la mayoría de de habitantes del campo, y por último no han podido acabar con las pandillas que siguen tosudas sembrando el terror y la muerte en muchos lugares del país. Todo esto se debe a su bajo poder de hegmonía en el Estado, y se debe a su praxis ortodoxa y dogmática en su hacer político, y al sectarismo y verticalismo que practican en la condución de su partido y sus estrategias políticas. En conclusión el FMLN carece de luces de largo alcance para avisorar sus retos y la formulación de sus planes de ataque y desarrollo; los gruezos cristales con los que mira la realidad lo engañan de manera fatal, y por lo tanto no tiene la oportunidad de llevar a cabo un contrataque certero contra sus retos y adversarios; lo cual nos afirma que si no es capaz de enderezar sus caminos y acometidas, tendrá como premio nuevos fracazos y mas humillaciones a su profundo ego.

  • KIKE1969

    vaya, sigan dandoles PLAY, no creo que mejor AHORA darles STOP