domingo 23 de julio de 2017
Latest News

Mauricio Funes: “Mis adversarios quisieran verme tras las rejas… ahora me quieren pasar la factura”

El expresidente de la República, Mauricio Funes, dijo hoy que “mis adversarios quisieran verme tras las rejas”, porque “no me perdonan que durante mi gobierno yo puse al descubierto varios casos de corrupción” de las administraciones del partido ARENA.

En entrevista con Canal 12 de televisión, el ex gobernante se refirió ampliamente a la controversia sobre la tregua entre pandillas, que su gobierno facilitó entre febrero de 2012 y mayo de 2013, la cual produjo una reducción sensible de homicidios.

El ex gobernante recordó que cuando fue citado a declarar en la Fiscalía General de la República, que investiga el caso de la tregua, lo hizo en calidad de testigo, no de imputado. “Así me lo dijeron los fiscales al inicio de mi declaración”.

Funes dijo que “en ningún momento yo me he sentido incriminado con la tregua, muy a pesar de que mis adversarios quisieran verme tras las rejas y han dicho arbitrariamente y en forma irresponsable que quienes deberíamos estar presos es David Munguía Payés (ex ministro de Seguridad) y este servidor como expresidente de la república”.

“Mis adversarios no me perdonan los procesos de investigación que yo inicié durante mi gobierno, y que pusieron al descubierto la forma como el partido ARENA, cuando gobernó, utilizaba la maquinaria del Estado para apoyar intereses privados”.

“Es lógico que ahora me quieran pasar la factura y que se anden inventando procesos judiciales alrededor de mi persona o de mis funcionarios más cercanos”, afirmó.

En su gobierno, el expresidente creó la subsecretaría de Transparencia y Anticorrupción, la cual investigó, documentó y denunció ante la Fiscalía General de la República 152 casos de corrupción. Uno de los casos denunciados fue el desvío de más de 10 millones de dólares donados por el gobierno de China-Taiwán durante la administración de Francisco Flores.

Funes insistió este viernes que la tregua no fue una política pública de seguridad de su gobierno. “La tregua no nació en el despacho del ministro (Munguía Payés), no se trata de una política pública”, aseguró.

“La tregua fue una propuesta de negociación entre pandillas que los mediadores, Raúl Mijango y monseñor Favio Colindres, llegaron y le propusieron al ministro Munguía Payes, crear las condiciones para que se diera esa negociación entre las pandillas que llevara a terminar con la cadena de venganza durante cerca de 15 meses. Eso bajó los homicidios”, dijo el exmandatario.

“No es que ellos nos hayan dicho a nosotros miren, gobierno, si nos dan concesiones o beneficios carcelarios nosotros bajamos los homicidios. Nunca, ningún funcionario de mi gobierno se sentó a negociar con ningún jefe de pandillas. Nunca, en mi gobierno ningún funcionario hizo lo que hizo el alcalde de Ilopango Salvador Ruano y Ernesto Muyshondt, de sentarse y pactar compromisos con las cabecillas de pandillas. El ministro no fue quien diseñó la tregua”, remarcó.

Recordó nuevamente que el proceso de pacificación, como prefiere llamarle a la tregua, fue supervisado por la OEA (Organización de Estados Americanos), con quien el gobierno firmó un acuerdo para garantizar la efectividad del proceso.

“La decisión de pactar entre las pandillas no nació en mi despacho. Yo no soy el padre de la tregua y tampoco Munguía Payés. La paternidad de la tregua es de los cabecillas de las pandillas que decidieron voluntariamente pactar entre ellos. Por una sencilla razón: se estaban asesinando entre ellos por la disputa de territorio”, reiteró el expresidente Funes.

Recordó que procesos similares ya se han realizado en otros lugares del mundo, como en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, donde las pandillas pactaron entre ellas y la alcaldía facilitó ese proceso, el cual arrojó resultados tangibles.

Funes dijo que en El Salvador la tregua entre las pandillas también dio resultados positivos, como la reducción de los homicidios a niveles bajos, de cuatro o cinco casos diarios, incluso hubo días en que no hubo asesinatos.
“¿Es o no es un beneficio para el país que los homicidios hayan bajado?, ¿que se haya dejado de agredir a motoristas y cobradores, a policías y soldados, a maestros, o que haya dejado de reclutar a jóvenes en las escuelas? Preguntó. ¡Claro que eso provocó beneficios!, remató el ex gobernante.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete