lunes 21 de agosto de 2017
Latest News

México protestó contra Trump, pero también contra Peña Nieto

Los organizadores de la marcha #VibraMéxico, que buscaba expresar el rechazo a las políticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el apoyo a la soberanía nacional, no pudieron controlar el enojo y hartazgo de la ciudadanía.

Miles de asistentes lanzaron consignas contra la administración federal, el gasolinazo y por la presentación de los 43 normalistas de Ayotzinapa, pese al llamado de los convocantes a no expresarse ni a favor ni en contra de Enrique Peña Nieto.

La manifestación, que recorrió Paseo de la Reforma del Auditorio Nacional al Ángel de la Independencia, duró sólo hora y media, por lo que el último de los contingentes, el de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encabezado por el rector Enrique Graue, apenas alcanzó a llegar al Ángel para cantar el Himno Nacional antes de que la gente comenzara a retirarse.

Personalidades que habitualmente no salen a las calles a protestar se dejaron ver este domingo entre los participantes: María Amparo Casar, de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad; el encuestador Roy Campos, el historiador Enrique Krauze, la presidenta de Causa en Común, María Elena Morera; funcionarios universitarios y hasta Juan Ignacio Zavala, cuñado del ex presidente Felipe Calderón, y el mismísimo Juanito, con todo y su banda tricolor en la cabeza.

Fuera de ese círculo, la ciudadanía también llamó la atención a temas nacionales: alto a la corrupción y una política más firme del gobierno mexicano contra las medidas de Trump. ‘‘¡Fuera Peña, fuera Peña!’’, ‘‘No más gasolinazos’’, ‘‘Nos faltan 43 y miles más’’, expresaron en consignas y carteles. Otros lo hicieron en inglés: ‘‘Make America hate again’’ (Haz que América odie de nuevo), Who Is The Rat Under My Pillow? (¿Quien es la rata debajo de mi almohada?)”.

Convocada en principio por organizaciones como Mexicanos Primero, Causa en Común y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, a la movilización se sumaron poco a poco otras agrupaciones con posiciones y objetivos disímbolos, como Amnistía Internacional y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos. También casas de estudio públicas y privadas como la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Iberoamericana, el Centro de Investigación y Docencia Económicas y el Tecnológico de Monterrey, hasta sumar más de 80 convocantes.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete