domingo 23 de julio de 2017
Latest News

México sufre peor humillación de su historia al ser aplastado anoche 7-0 por Chile

Santa Clara, EE.UU. La selección de fútbol México sufrió anoche la peor humillación de su historia al ser aplastada 7- 0 por Chile en los cuartos de final de la Copa América, disputado en Santa Clara, California.

Es la peor goleada en un partido oficial en la historia del futbol mexicano. De nada valieron los 22 partidos invictos del Tri con el técnico Juan Carlos Osorio. Al verle la cara al vigente campeón de la Copa América, la selección de Chile, el único registro que les quedó fue el del horror.

El conjunto andino demostró que su categoría está muy por encima del conjunto mexicano, y le goleó con cruel facilidad con un marcador inolvidable de 7 a 0, que elimina al Tri de la Copa América Centenario en cuartos de final y coloca a La Roja en semifinales para medirse contra Colombia.

Las estadísticas empezaron a hurgar en memorias vergonzosas y remontaron medio siglo para encontrar goleadas desproporcionadas, pero la única oficial revivió el 6 a 0 que Alemania Federal le impuso al Tri en el Mundial de Argentina 78.

Lo que no pasó en San Diego, cuando ambas escuadras se enfrentaron en un amistoso con una victoria 1-0 para México, los chilenos lo cobraron con crueldad en Santa Clara. Anoche se confrontaron no sólo dos equipos de galaxias distantes, sino dos formas de concebir el futbol de regiones incomparables.

Los goles cayeron con una facilidad que en parte fue colaboración de una defensa inoperante. Cuatro anotaciones de Eduardo Vargas (44, 52, 57 y 74), un doblete de Edson Puch (15 y 87) y uno de Alexis Sánchez, al 49.

Al minuto 15 se acabó toda esperanza para los tricolores, porque tras una serie de rechazos de Guillermo Ochoa, la pelota le quedó a Puch para abrir el marcador.

Los mexicanos empezaron a acusar signos de desesperación, un pelotazo largo de Miguel Layún que se fue muy desviado lo reflejó. Por momentos parecía que se metían a la pelea y que si persistían podrían lograr el empate. Pero pronto se esfumó cualquier esperanza, pues Chile retomó rápido el mando y empezó a exhibir todas las carencias e inseguridades del cuadro mexicano.

El jugador del Bayern Munich, Arturo Vidal, y Alexis Sánchez, quien milita en el Arsenal, ya anticipaban lo que se les vendría a los tricolores.

A punto de culminar el primer tiempo Vargas recibió la pelota sin una marca que hiciera su trabajo y recibió el segundo.

Al volver del descanso, Hirving Lozano dejó la cancha con Jesús Dueñas y Carlos Peña entró junto con Raúl Jiménez, para alimentar la ilusión de una remontada. Pero Chile volvió a la carga y el Tri se desmoronó de manera estrepitosa.

Herrera perdió la pelota en la salida y Alexis Sánchez coloca el tercero sin presión alguna. Lo que siguió fue una pesadilla para los mexicanos. Vargas anotó en tres ocasiones consecutivas: en una escapada sin que nadie sepa qué hacer fusila a Ochoa para el cuarto, en un contrarremate consigue el quinto, y ante la pasividad de la zaga mexicana empujó el sexto.

El séptimo fue de una simplicidad que ofendía: Vidal la tiene en los pies, pero cede para Puch, que bombea sobre un Ochoa abatido. Las gradas se habían vaciado de aficionados mexicano avergonzados; los que quedaron insultaron al tricolor por la eliminación sin precedentes.

El entrenador Juan Carlos Osorio miró el encuentro con el rostro desencajado, dijo en conferencia: “Sinceramente una disculpa a la afición mexicana. Fue una vergüenza, un accidente del futbol. Hay tragedias mayores, pero en el futbol tuvimos una presentación muy pobre”.

“Me equivoqué en todo. Erré en la elección de mis jugadores”, admitió y dijo que aunque utilizó tres volantes como Chile, nunca pudieron hacerles frente. “Sabía que podía tener una derrota, pero no me la imaginé de esta magnitud”, concluyó.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete