domingo 24 de septiembre de 2017
Latest News

Nueva York y California promulgan leyes que protegen a inmigrantes indocumentados; migración no los podrá detener ni interrogar

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, promulgó este viernes un decreto que prohíbe que las agencias del Estado o agentes Estatales pregunten a personas sobre su estatus migratorio o compartan esta información con otras dependencias.

La ley estatal constituye un revés para las intenciones del presidente Donald Trump de endurecer las medidas contra los más de 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Conforme la nueva regulación, la policía estatal y otras agencias estatales del orden no podrán preguntar a las víctimas de delitos ni testigos sobre si tienen o carecen de autorización legal para residir en el país.

El demócrata Cuomo dijo que mientras los líderes en Washington “arman un escándalo” por una reforma migratoria, Nueva York está tomando medidas para proteger a los neoyorquinos de todo tipo de ascendencia. Agregó que considera que el gobierno se está enfocando “innecesariamente” en los inmigrantes.

Asimismo, en la última sesión de este año, la Asamblea de California aprobó la ley SB64, que declara a California como un “estado santuario” en Estados Unidos de América. La ley conocida como California Values Act- SB64 o Ley de Valores de California fue propuesta a comienzos de año por el presidente del Senado estatal, Kevin de León (demócrata de Los Ángeles).

La normativa tiene como finalidad prohibir el uso de recursos estatales y locales para ayudar al Servicio de Control y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en tareas de migración.

Además, limita, bajo ciertas circunstancias, a las agencias policiales del estado y locales a comunicarse con las agencias federales de Migración, así como a entrevistar y detener a personas con base en su estado migratorio.

De acuerdo con un reporte dado a conocer por el Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC, por sus siglas en inglés), California es la residencia de cerca de una cuarta parte de los 11 millones de personas sin documentos que viven en EEUU, es decir, entre 2.5 y 2.8 millones de habitantes.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete