jueves 21 de septiembre de 2017
Latest News

Pesar en Gran Bretaña y Europa por el asesinato de joven parlamentaria inglesa

 

Parlamentarios de todo el espectro político hicieron a un lado anoche sus diferencias para rendir tributo a una diputada que estaba entre los miembros más jóvenes y prometedores del Parlamento inglés, quien fue asesinada en una calle de su distrito. Se sospecha que el hombre que la mató tenía vínculos con la extrema derecha.

Jo Cox, quien contribuyó a lanzar la campaña para ayudar a los refugiados sirios, recibió tres disparos fuera del consultorio médico de su oficina en el distrito que representa, en Birstall, West Yorkshire.

El sospechoso, quien fue arrestado en el lugar del crimen, era conocido en la localidad como Thomas Mair, de 52 años. Testigos dijeron que gritó “¡Britan first!” (“Gran Bretaña primero”) durante el ataque, en el cual hizo tres disparos a corta distancia y a la vez apuñaló a la parlamentaria.

Fuerzas de seguridad declararon a The Independent que la policía investigaba la posible participación de Mair en política de ultraderecha y vínculos pro apartheid en Sudáfrica.

David Cameron y Jeremy Corbyn encabezaron los tributos a Cox, madre de dos hijos pequeños, quien apenas fue elegida al Parlamento en 2015. Ella es el primer miembro del Parlamento que ha sido víctima de un ataque fatal estando en el cargo en más de un cuarto de siglo. Ambos bandos de la campaña hacia el referendo británico cancelaron actos que se llevarían a cabo este día, en señal de respeto. En Whitehall las banderas se izaron a media asta.


El esposo de la legisladora, Brendan, expresó que la familia trabajará “en cada momento de nuestras vidas” para “luchar contra el odio que mató a Jo”.
Ella “creía en un mundo mejor y luchó por él todos los días de su existencia con una energía y un amor por la vida que habría extenuado a la mayoría de las personas”, añadió.

“Por encima de todo habría deseado que ahora ocurrieran dos cosas: que nuestros preciosos hijos sean bañados en amor, y dos, que todos nos unamos en la lucha contra el odio que acabó con ella. El odio no tiene credo, raza o religión, es venenoso”.


Corbyn expresó que Cox murió “cumpliendo su deber público en el corazón de nuestra democracia. En los próximos días habrá preguntas que contestar sobre cómo y por qué murió. Pero por ahora todos nuestros pensamientos están con su esposo Brendan y sus dos pequeños hijos. Ellos crecerán sin su mamá, pero podrán estar inmensamente orgullosos de lo que ella hizo, de lo que logró y de los valores que defendía”.

Cameron declaró: “Ella tenía un gran historial de preocuparse por los refugiados y había cobrado un gran interés por la forma en que cuidamos a los refugiados sirios y hacemos lo correcto en el mundo. Era una estrella para sus electores, una estrella en el Parlamento, y una estrella en toda la Cámara”.

La policía rehusó especular sobre la motivación del ataque, pero testigos reportaron haber escuchado al atacante gritar el nombre del grupo de ultraderecha, escisión del Partido Nacionalista Británico (BNP).
Jo Cox había realizado una prominente campaña por los derechos de los refugiados sirios y luchaba por obligar al gobierno a recibir más asilados.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete