Latest News

Protestas y represión violenta frenan reforma de pensiones a jubilados en Argentina

En un día considerado de “vergüenza nacional” en Argentina, con un Congreso absolutamente sitiado por fuerzas de seguridad federal desde la noche del miércoles, algo nunca visto en los últimos 34 años en Argentina, y una represión brutal que dejó decenas de heridos, detenidos y perduró más de nueve horas, el gobierno del presidente, el conservador Mauricio Macri, fracasó en su intento de sesionar para votar la reforma previsional.

Macri se vio obligado a suspender la aprobación de la reforma de pensiones, después de un duro enfrentamiento también dentro del recinto de diputados, y cuando el oficialismo trataba de continuar sin el quórum necesario, mientras se escuchaban detonaciones ensordecedoras afuera como si se librara una batalla campal.

En medio de una nube de gases disparados por la Gendarmería, que desplegó a 900 efectivos, el levantamiento de la sesión fue festejado por miles jubilados, sindicalistas, activistas de derechos humanos y trabajadores, cuya pacífica marcha fue impedida de llegar al Congreso.

Celebraron la primera batalla ganada en su lucha para impedir que se afecte a los sectores más vulnerables del país. Sólo hubo respuestas duras a la gendarmería de varios grupos de jóvenes que arrojaron piedras en otro sector del Congreso. La represión fue una de las más feroces de estos últimos años.

Se esperan que las protestas y la tensión continúe en Buenos Aires en los próximos días, donde las organizaciones sociales han anunciado que no permitirán la aprobación de la reforma de pensiones promovida por el presidente Macri, que reduce a la mitad los fondos que reciben los jubilados.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete