Latest News

Relato del histórico diálogo entre un Presidente de El Salvador con compatriotas de los exbolsones fronterizos

“Hemos esperado 25 años para poder hablar con un Presidente cara a cara”, fueron las palabras de don Carlos Arturo Argueta, habitante del caserío la Galera, una de las comunidades salvadoreñas que habitan en territorio de Honduras tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, del 11 de septiembre de 1992.

Don Arturo fue una de las 50 personas que el sábado llegaron a la residencia presidencial, invitados por el presidente Salvador Sánchez Cerén, para escuchar sus demandas. Todos desayunaron un plato típico salvadoreño.

Los delegados que asistieron al encuentro con el mandatario llegaron en representación de las 22 mil personas, que pese a vivir ahora en suelo hondureño, se siguen reconociendo salvadoreñas. Todas ellas quedaron al otro lado de la frontera debido al fallo de La Haya, que otorgó 161 km cuadrados a Honduras, dos tercios de los territorios en disputa con El Salvador.

A El Salvador le fue otorgado un tercio del total de territorio en disputa en los cinco bolsones fronterizos.

En la actualidad las comunidades de salvadoreños que viven en Honduras reciben atenciones del gobierno salvadoreño a través de un esfuerzo interinstitucional, coordinado por la Cancillería y apoyado por la Dirección de Migración, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, FOSALUD, entre otros. Pero la asistencia no es suficiente y este sábado los representantes de los exbolsones le entregaron por escrito el pliego de peticiones al presidente Sánchez Cerén. También tomaron el micrófono para contarle como viven actualmente.

“Este es un día histórico. Debo dar al gobierno de El Salvador nuestro agradecimiento por su voluntad política expresada en los resultados positivos obtenidos en diferentes procesos”, dijo don Arturo. Es uno de los líderes comunitarios, que desde que se emitió la sentencia de La Haya ha jugado un papel activo para promover y garantizar que se cumplan los derechos de las comunidades delimitadas en la zona fronteriza.

Otro poblador de los exbolsones, don José Ángel Benítez, agradeció al Presidente Salvador Sánchez Cerén, “por tomar en cuenta a todos los habitantes de los sectores delimitados por la sentencia, especialmente en el área de agricultura,  apoyo que se vio materializado desde 2009, cuando llegó a la presidencia Mauricio Funes.

“Hemos sido tomados en cuenta en los siete años del cambio y de la esperanza y nos sentimos tan satisfechos los agricultores de ser parte de este gran proyecto de agricultura, se han entregado más de 11 mil paquetes de semilla certificada y asistencia técnica”, reconoció don Ángel.

De igual forma, doña Emilia García de Ventura y doña Máxima Nolasco de García, tomaron el micrófono y se dirigieron al presidente Sánchez Cerén, quien les escuchó detenidamente. A su lado estaba su esposa, doña Margarita Villalta de Sánchez.

“También somos agricultoras, podemos trabajar la tierra, podemos tener nuestro pedazo de milpa, desde pequeñas nos enseñaron que podíamos trabajar la tierra. Necesitamos un fondo semilla que nos permita trabajar”, dijo doña Máxima.

Por su parte, don Pedro Amaya Hernández, un líder que trabaja por la organización comunal dio fe de la intervención del gobierno salvadoreño en las comunidades delimitadas, no solo con programas de desarrollo, sino también como facilitador en procesos administrativos con el gobierno hondureño. “Agradecer por todo lo que hacen con toda nuestra población, yo siempre digo: donde hay un salvadoreño hay la intervención de nuestro Presidente”, manifestó.

Don Rosedio Martínez, del Caserío La Laguna, dio las gracias al gobernante por la legalización de títulos de propiedad, que ahora les da certeza jurídica sobre los terrenos en los que habitan o siembran sus cultivos.

“Somos parte de esos 415 títulos que ha sido entregados. Agradecerles, quiero reconocer ese gran esfuerzo que está realizando, porque ya con esa seguridad que tenemos en esas propiedades podemos trabajar a gusto, podemos hacer uso de esa propiedad sin el temor que se nos llame usurpadores”, expresó don Rosedio.

Por otra parte, don Abdón Ventura dio las gracias al gobierno del presidente Sánchez Cerén, por su apoyo para que él y muchos de sus compatriotas puedan contar con la doble nacionalidad, lo que les facilita la realización de diferentes procesos administrativos.

“Desde el 2009 se han visto los cambios. En los territoritos estamos recibiendo los beneficios en las diferentes áreas. Cuento con la doble nacionalidad, esto es gracias al esfuerzo que los ministros hacen en su área, contamos con la carnetización de nuestros niños, ahora pueden transitar libremente tanto en Honduras como en El Salvador”, aseguró.

Luego de escucharles, el presidente Sánchez Cerén tomó el micrófono y les dio un mensaje. Les expresó su compromiso de seguir apoyando a la población de los exbolsones en las diferentes áreas sociales y económicas, y destacó que sobre la base de esta Convención de Nacionalidades y Derechos Adquiridos, se han ido solucionando de los diversos problemas que ocasionó a los salvadoreños de los exbolsones la sentencia de La Haya.

“Nuestra nación, además de El Salvador, es Centroamérica. Sentirse centroamericano, es sentirse salvadoreño, es sentirse también hijo de nuestra patria, pero nuestra patria es más grande, es la patria de Centroamérica”, dijo el estadista.

Al final del encuentro hubo fotografías con el presidente y apretones de mano. Cerca del mediodía los compatriotas abandonaron la residencia presidencial para emprender de nuevo su retorno a sus hogares, algunos de ellos localizados a más de 200 kilómetros de San Salvador, como es el caso de Nahuaterique, al norte de Morazán.

 

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete