sábado 23 de septiembre de 2017
Latest News

Saldo de atentado en Bangladesh ya es de 28 muertos y 13 rehenes liberados

El grupo Estado Islámico reivindicó el ataque contra un restaurante de Bangladesh en el que varios milicianos mataron a 20 rehenes, diciendo que su blanco eran los extranjeros procedentes de los “países cruzados” en la capital, Daca.

El comunicado fue distribuido el sábado por partidarios del grupo en el servicio de mensajes Telegram. El texto tuvo similitud a declaraciones anteriores dadas a conocer por el grupo extremista.
Nueve de los rehenes muertos eran italianos, siete eran japoneses y uno era de India, de acuerdo con esos países.

Tropas de Bangladesh asaltaron este sábado un lujoso restaurante de Daca para poner fin a una toma de rehenes por parte de milicianos fuertemente armados. En la operación murieron seis milicianos y se rescataron a 13 rehenes, incluidos varios extranjeros el padre de un sobreviviente dijo que los agresores dejaron vivir a los que recitaron versos del Corán.

El ataque supone una escalada en la creciente violencia extremista registrada los últimos tres años en el país, de mayoría musulmana pero tradicionalmente moderado. La mayoría de los ataques han sido asaltos de hombres armados con machetes contra personas concretas de minorías religiosas, extranjeros o activistas.
Unas 35 personas se vieron retenidas, incluidos unos 20 extranjeros, cuando hombres armados asaltaron el viernes por la noche el popular restaurante Holey Artisan Bakery, en el barrio diplomático de Gulshan, durante el mes sagrado islámico del Ramadán. Dos policías murieron al comenzar el ataque.

Seis de los agresores murieron a manos de las fuerzas paramilitares que realizaron la misión de rescate el sábado por la mañana, dijo Nayeem Ashfaq Chowdhury. En el lugar se recuperaron dispositivos explosivos improvisados y armas blancas, añadió. Chowdhury no reveló la identidad de los rehenes.

La primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, condenó el ataque, que fue reivindicado por el grupo Estado Islámico, y dijo que las fuerzas de seguridad habían detenido a uno de los agresores.

Mucha gente había acudido el viernes por la noche a la popular pastelería y restaurante, que sirve comida española y tiene entre sus clientes a los vecinos de Gulshan, un barrio acomodado donde tienen su sede la mayoría de las embajadas extranjeras. El restaurante tiene vistas a un lago y en las noches de buen tiempo los asistentes suelen preferir cenar al aire libre.

Sumon Reza, empleado en la cocina del local y que consiguió escapar, dijo que los agresores habían exclamado “Allahu Akbar” (“Dios es grande”) cuando iniciaron el ataque a las 9:20 de la noche del viernes, disparando en un principio balas de fogueo.

Rezaul Karim, el padre de un empresario de Bangladesh que fue rescatado junto con su familia, dijo que los agresores no habían hecho daño a ningún rehén que pudiera recitar versos del libro sagrado musulmán, el Corán.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete