Latest News

Trump arremete de nuevo contra El Salvador; ahora dice no son nuestros amigos

Luego que el pasado 11 de enero ofendiera a El Salvador, Haití y naciones africanas como “países de Mierda”, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, volvió a arremeter contra los salvadoreños, de quienes dijo “no son nuestros amigos.

Trump tiene una visión muy marcada sobre los países del Triángulo Norte de Centroamérica y no duda en expresarla. En una reunión con autoridades del Departamento de Justicia y de Seguridad Nacional exclamó que los inmigrantes indocumentados llegan a su país “inundando la frontera desde El Salvador, Honduras, Guatemala, México, de todos lados”.

“Hemos hecho que se detenga, pero las leyes lo hacen muy difícil”, señaló el presidente a las autoridades federales.

El presidente Trump y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen estuvieron de acuerdo en decir que es necesario que el Congreso cambie la legislación actual para evitar que más inmigrantes indocumentados sigan llegando a la frontera sur.

Esto es necesario, según aseguraron, porque la gran mayoría de indocumentados de Centroamérica llegan para unirse a la Mara Salvatrucha (MS-13).

“Si detienen a alguien, no pueden hacer nada”, les dijo a los oficiales de ICE los primeros días de febrero en una reunión realizada en Virginia. “Tenemos un sistema de cortes que no funciona. Tenemos todo mal, pero vamos a hacer que todo sea bueno. Para eso estamos aquí”, continuó el presidente.

Hace unas semanas trascendió un reporte de The Washington Post que aseguraba que Trump se había referido a los países que tienen Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) como “agujeros de mierda”.

El encuentro continuó con un agente de ICE celebrando una baja “histórica” en las detenciones en la frontera. Una cifra, según afirmó, no vista en 45 años.

Sin embargo, la administración quiere hacer más para detener el flujo migratorio de inmigrantes irregulares a Estados Unidos.

El magnate envió hace semanas una propuesta al Congreso en la que ofrece 1.8 millones de ciudadanías para los jóvenes que llegaron de forma irregular al país siendo niños junto con sus padres, con el programa conocido como DACA. Pero para ceder en esto, exige “cuatro pilares”.

“Presentamos una propuesta detallada de lo que debe ser un compromiso justo, donde no todos consiguen lo que quieren, pero el país consigue una reforma justa”, dijo el presidente la semana pasada.

Trump le pidió al Congreso terminar con “los agujeros explotados por los terroristas para entrar al país. El tercer pilar termina con la lotería de visas. Es hora de que comencemos a movernos hacia un sistema de migración basado en méritos (…) y terminar con la migración en cadena”, señaló Trump.

“Si no pueden parar las drogas, no les mandaremos más dinero”

En el mismo encuentro, el presidente Trump reclamó a países Sudamericanos por producir la droga que se consume en Estados Unidos, y a los Centroamericanos por servir de corredor. Colombia y Perú fueron mencionados como los principales productores de cocaína, que a su vez es traficada por Centroamérica y México. Para Trump, los países que permiten esto “no son nuestros amigos”.

Trump ha hecho el combate a las drogas una de sus prioridades. Drogas sintéticas como el fentanil llegan a Estados Unidos desde China. El presidente se mostró insatisfecho con el “trabajo” que México y Colombia están realizando contra el tráfico de drogas.

El martes, frente a funcionarios locales, estatales y federales Trump, presumió al decir que usará como medida de coerción el aporte económico que su país da a algunas naciones para que estas acepten el retorno de migrantes afiliados a la MS-13.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete

  • Desde_el_mas_alla

    Un dato interesante: En ninguna gran ciudad estadounidense se ha capturado a ninguna gran estructura o persona distribuidora de drogas. La práctica va con el refrán “Candil de la calle y oscuridad e la casa,” porque se exige resolver el problema a los extranjeros y no parece hacerse nada más allá del nivel del distribuidor de esquina o de salida de una escuela. En ese país, las drogas siempre se han usado para manipular a los pobres. En todas sus “guerras contra las drogas” se han capturado a negros y latinos. Las cárceles son privadas o administradas por privados y los ex-convictos pierden muchos beneficios sociales al salir libres. Los blancos nunca son objeto de capturas por posesión ni consumo. Si hipotéticamente se interrumpiera el suministro de cocaína, por ejemplo, habría muchos problemas desde Colombia hasta Hollywood. No sé cuáles protestas serían las más furiosas, si por la falta de droga o por la falta de gasolina ! La fórmula es muy simple: allá se mantienen “tronados,” ellos venden las armas y nosotros ponemos los muertos. Hipócrita !