Latest News

A una semana del crimen del padre Walter, surgen revelaciones; el caso podría ser más grave de lo que parecía

Hace exactamente una semana, el Jueves Santo, irónicamente el Día del Sacerdote, fue asesinado el padre Walter Osmir Vásquez Jiménez, a manos de un grupo armado en una calle rural del municipio de Lolotique, departamento de San Miguel.

Después de una semana nadie ha sido capturado, pero fuentes conocedoras del caso han hecho revelaciones que indican que el crimen puede tratarse de un caso sumamente grave.

El crimen ocurrió cerca de las 3:00 de la tarde, cuando el sacerdote era conducido en un vehículo todo terreno para ir a dar misa al caserío La Ventana, por invitación de sus habitantes.

De acuerdo con las primeras versiones de la Policía Nacional Civil (PNC), la tarde del jueves de la pasada Semana Santa, desconocidos atravesaron un vehículo para detener el carro en que era conducido el sacerdote hacia el caserío La Ventana, y luego lo obligaron a bajar junto a los otros tres ocupantes. Los criminales le pidieron que se apartara del grupo y le dispararon a quemarropa y a sangre fría.

Según el director de la PNC, Howard Cotto, luego que le dispararon, el padre Walter herido intentó escapar, pero fue perseguido por los criminales, quienes le volvieron a disparar. Su cuerpo quedó tendido en la calle polvosa y las autoridades lo reconocieron bien entrada la tarde.

El ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde anunció la misma noche del jueves que se había asignado a un equipo de investigadores de primer nivel para esclarecer el caso y aseguró que los hechores serán llevados ante la justicia.

La muerte de un “cura bueno y progresista”

El padre Walter tenía 36 años de edad se ordenó sacerdote en febrero de 2010. Cuentan personas que le conocieron que conocía Lolotique como la palma de su mano.

En Lolotique se le recuerda como “una gran persona y muy sensible”, identificado con la pobreza y los problemas de su gente. Entre sus hermanos sacerdotes lo identificaban como un “progresista” y seguidor del ejemplo de monseñor Óscar Alnulfo Romero, que pronto será santificado por el papa Francisco. Cuentan que el padre Walter, que abogaba por cambiar muchas cosas que aquejan a la población de Lolotique.

La tarde del pasado domingo, cientos de personas abarrotaron la iglesia y la plaza central de Lolotique, para acompañar el sepelio del padre Walter, cuyo crimen recibió múltiples condenas.

Nuevas revelaciones sobre el crimen

Según las autoridades, la zona donde ocurrió el crimen tiene una fuerte presencia la Mara Salvatrucha pero también la recorren miembros de la pandilla 18. Sin embargo, las autoridades no tienen claro aún que el asesinato del sacerdote haya sido perpetrado por pandilleros.

Una semana después de ocurrido el crimen del padre Walter, se ha conocido que, al parecer, sufrió torturas antes de ser asesinado. Un pariente del religioso asegura que al ser reconocido el cuerpo sin vida los forenses encontraron laceraciones en sus brazos, cerca de las manos.

El padre Walter no tenía previsto oficiar la segunda misa. Ya había concluido una misa cuando supuestamente le llamaron del caserío la Ventana, para pedirle que fuera a dar otra misa a ese lugar, que un vehículo iría por él y después del oficio lo llevaría de regreso.

El padre Walter aceptó gustoso y subió al vehículo todo terreno que lo llevaría al caserío La Ventana. Pero nunca llegó a ese lugar ni pudo dar la misa a la que le habían invitado supuestamente. En el camino los criminales le estaban esperando. Solo él fue agredido, a los otros tres ocupantes no les sucedió nada.

“Cualquiera podría pensar que lo fueron a entregar” a los criminales y que la invitación a la misa solo fue una excusa para llevarlo a la emboscada, opinan fuentes bien informadas del caso.

¿Por qué escogieron el día del Sacerdote (el Jueves Santo) para asesinarlo?, se pregunta un sacerdote preocupado por lo sucedido. El jueves de la Semana Santa todos los sacerdotes deben renovar sus promesas sacerdotales.

El director de la PNC ha dicho desde el inicio de la investigación que existen dos hipótesis sobre el asesinato del padre Walter: o fue un asalto o se trató de un crimen planificado, sin atreverse a señalar posibles motivaciones. Pero esta semana el jefe policial dijo que el padre Walter habría recibido amenazas.

Por ahora, las investigaciones continúan. Nadie ha sido capturado por este crimen ni se tiene conocimiento de cómo avanzan las pesquisas, aunque las autoridades han anunciado que pronto habrá anuncios sobre este crimen que conmocionó al país en los últimos días.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete