martes 17 de octubre de 2017
Latest News

CSJ declara inconstitucional el hacinamiento en las bartolinas de la policía

La Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional el hacinamiento en que se encuentran miles de detenidos en bartolinas de la Policía Nacional Civil (PNC) y pidió al gobierno resolver esa crisis.

Según la sentencia de la Sala de lo Constitucional de la CSJ, hay bartolinas policiales donde un metro cuadrado lo comparten tres personas, como es el caso de la delegación de la PNC de Quezaltepeque. O un servicio sanitario lo comparten hasta 400 detenidos, como ocurren en la delegación de Soyapango.

La resolución de la CSJ se produce luego que algunos detenidos, a través de familiares, presentaron ante la Sala de lo Constitucional un Hábeas Corpus por considerar que la situación en que viven los internos en esas bartolinas es insoportable.

PUBLICIDAD

La situación se ha agudizado porque las capturas diarias se han incrementado y la capacidad de los centros penales colapsó hace años. Además, porque algunos reos ya condenados por distintos delitos no han pasado a los centros penales sino que están pagando su pena en las bartolinas de la PNC, pese a que la ley establece que deben ser trasladados a las cárceles.

El sistema carcelario en El Salvador tiene capacidad para 8,400 internos, en 22 centros penales que existen en el país, pero en la actualidad hay 33,421 detenidos, entre sentenciados y reos aún no condenados. Es decir, cuatro veces más de la capacidad instalada.

La CSJ ordenó una inspección de algunas de las delegaciones policiales denunciadas, donde las bartolinas están rebasadas en su capacidad, y confirmó que las condiciones de hacinamiento son inhumanas y atentan contra la salud física y mental de los detenidos.

“Se debe promover el cumplimiento de penas que permita la reintegración social, familiar y una vida en libertad sin posteriores recaídas en el delito, las cuales no son posibles bajo estas condiciones de hacinamiento”, señala la sentencia de la Sala de la Constitucional de la CSJ.

Durante la inspección, se constató que en la delegación de Quezaltepeque, las bartolinas miden 10.12 metros cuadrados y en ellas están encerrados entre 30 y 40 internos, es decir, un reo por cada 34 centímetros. El espacio es tan reducido que no les permite a todos estar sentados al mismo tiempo.

En la delegación policial de Soyapango la situación es similar o peor. Las bartolinas allí tienen capacidad para 75 detenidos pero hay más de 400. En la sentencia la Sala de lo Constitucional detalló que en las bartolinas de Soyapango los detenidos se bañan en el mismo suelo donde permanecen, todos comparten el mismo servicio sanitario, el cual se encuentra además expuesto a la vista del resto de detenidos. Además sólo tienen agua tres veces a la semana.

Tras conocerse la sentencia, el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, dijo que acatarán la resolución y que ya trabajan en la solución de esa crisis. Se están construyendo o ampliando cuatro centros penales, lo cual contribuirá a descongestionar las bartolinas.

“Para acatar la resolución de la Sala haremos más gestiones de las que ya hacíamos”, dijo Ramírez Landaverde.

Al mismo tiempo, se trabaja en reformas legales para que unos 10,000 reos no peligrosos, de la tercera edad, con penas de delitos no graves, entre otros, puedan salir de las cárceles y realizar trabajo comunitario o ser reubicados en granjas.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete