martes 24 de octubre de 2017
Latest News

El caso de Katia: Relato de un secuestro que no fue

El pasado domingo 1 de octubre, en un rancho privado de San Diego, la familia Rivas Vaquerano descansaba y disfrutaba el fin de semana. Todos departían pero alguien de la familia se percató que Katia no estaba. Hacía un momento había dicho que iba a cambiarse para ir a bañarse al mar. Pero luego nadie la encontró. Su familia inició en ese momento la búsqueda. El día de playa había terminado y la angustia se apoderó de sus padres y del resto de familiares.

De inmediato sus parientes y luego sus amigos y compañeras del Colegio Adventista comenzaron una amplia campaña de difusión en redes sociales para denunciar el “rapto” del que había sido víctima la joven de 15 años.

Alguien aseguraba que la joven abordó un pick-up cerca del rancho, al parecer por propio pie y escapó con el conductor, otro joven de 27 años. Cámaras de vídeo vigilancia en la zona habrían grabado el momento en que Katia subió voluntariamente al vehículo.

PUBLICIDAD

El padre dio aviso a la policía, pero la información que proporcionó no contribuyó en mucho para dar con el paradero de la joven. El padre de Katia aseguraba que su hija no tenía cuentas en redes sociales. Aseguraba también que no tenía novio.

Pero la policía descubrió que sí tenía cuentas en redes sociales, e incluso rastreó un mensaje de Facebook que ella habría enviado desde un punto de Quezaltepeque, en la colonia El Rosal, hecho que permitió ubicarla en una casa de ese lugar.

Katia habría dicho a los policías que la encontraron que se había escapado con el joven porque sus padres supuestamente la maltrataban.

Su familia debió pasar 12 angustiosos días buscando a la joven y algunos de los parientes esperaban lo peor: que en cualquier momento les llamara la policía y les dijera que habían encontrado su cuerpo.

Pero este jueves 12 de octubre, poco después del mediodía, Katia fue encontrada por la policía junto con el joven Herbert Ernesto Sosa Marín, de 27 años, el joven con quien habría escapado de su familia el pasado 1 de octubre mientras departían en la playa San Diego.

Luego de encontrarla una agente de la policía dijo que Katia se encontraba en buen estado de salud, completamente sana.

De inmediato Herbert fue capturado por la policía y trasladado a la delegación de Santa Tecla, donde será acusado ante los tribunales de privación de libertad (secuestro).

Las investigaciones que realice la Fiscalía determinarán el grado de responsabilidad del joven en el hecho. Supuestamente se trata del novio de Katia, pero ella tiene 15 años, es menor de edad y su retención podría costarle 12 años de cárcel al joven.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete