Latest News

El crimen del padre Walter conmociona a la Iglesia Católica salvadoreña y le roba un hijo apreciado a su natal Lolotique

El crimen del padre Walter Osmir Vásquez Jiménez, perpetrado el jueves por la tarde por supuestos pandilleros, ha conmocionado a la Iglesia Católica salvadoreña, que no ha tardado en calificarlo de “execrable”, pero también le ha robado a Lolotique a uno de sus hijos más apreciado.

El sacerdote, de 36 años de edad, era originario precisamente de Lolotique, departamento de San Miguel, donde la tarde anterior fue asesinado con armas de fuego, poco antes de iniciar la segunda misa de la jornada en un caserío humilde donde le esperaban con ansias los feligreses.

El padre Walter fue ordenado sacerdote el 13 de febrero de 2010 y era vicario de la parroquia Nuestra Señora de la Merced, en el municipio de Mercedes Umaña. Esta  semana había sido asignado a colaborar en la iglesia Santísima Trinidad, de Lolotique.

“Condenamos la violencia de todo tipo, de manera especial ese hecho que sucede en el contexto de la celebración de la Semana Santa, a pocas horas de que el padre Walter había renovado sus promesas sacerdotales”, dijo en un comunicado el obispo de la Diócesis Santiago de María, monseñor William Iraheta.

En Lolotique el padre Walter gozaba de “un enorme aprecio” han dicho este viernes habitantes de este municipio, consternados por la muerte del sacerdote. Fue precisamente en medio de la pobreza y sencillez de ese poblado donde nacieron sus inquietudes y vocación por el sacerdocio.

De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, el crimen pudo ser ocasionado por un asalto o se trató de una agresión directa contra el sacerdote, quien fue bajado del vehículo, le dispararon y luego cuando trató de huir fue perseguido por los criminales, quienes le dispararon nuevamente hasta asesinarlo, explicó en rueda de prensa el director general de la Policía Nacional Civil (PNC) comisionado Howard Cotto.

Cotto dijo que el crimen ocurrió pasadas las 3:00 de la tarde del Jueves Santo, cuando el sacerdote era conducido en un vehículo todo terreno a dar una misa al caserío La Casona, en el cantón Las Ventanas, de Lolotique. El hecho criminal ocurrió en una calle polvosa y el cuerpo del sacerdote fue reconocido horas más tarde.

El padre Walter había dicho una misa en Las Ventanas y fue solicitado para ir a otro caserío, La Casona, a ofrecer otra misa, por lo que le fue enviado un vehículo para llevarlo. En el auto se conducían, además del chofer, dos personas más. En el trayecto fueron interceptados por supuestos varios sujetos desconocidos, quienes les atravesaron un auto. Los delincuentes, quienes portaban pistolas y un fusil, quienes les obligaron a bajar del vehículo.

Según la información preliminar proporcionada por el director de la PNC, al bajar a las tres personas del vehículo, los atracadores les robaron todas sus pertenencias y al padre Walter lo apartaron del grupo y luego le dispararon. Aún herido el sacerdote corrió pero fue alcanzado por los hechores, quienes le dispararon nuevamente. El cuerpo del sacerdote asesinado quedó tirado a media calle.

Más tarde, la policía fue avisada de un crimen y agentes se presentaron a la escena para verificar el hecho y establecieron que se trataba de un sacerdote, asesinado de varios disparos de arma de fuego.

La Diócesis de Santiago de María informó la mañana de este viernes que ultimaba detalles para la velación y exequias del padre Walter y que oportunamente brindaría información al respecto.

Las autoridades anunciaron que el caso ha sido asignado a un equipo de investigadores que tratarán  de dar con el paradero de los criminales para llevarlos ante la justicia.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete