Latest News

El Salvador se despidió anoche de la eliminatoria mundialista dejando un amargo sabor

La selección de fútbol de El Salvador cayó anoche 3-1 frente a Canadá, en Vancouver, en el cierre de la fase de grupos de la eliminatoria mundialista de CONCACAF (Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol), rumbo a Rusia 2018, dejando un amargo sabor por su nueva eliminación.

Tras disputados los seis encuentros del grupo A, México clasificó primero con 16 puntos y Honduras segunda, con 8. Canadá y El Salvador quedaron fuera, con 7 y 2 puntos, respectivamente.

La selección salvadoreña apenas consiguió dos empates, en casa frente a Canadá y Honduras, pero perdió en sus tres visitas, en México, Honduras y anoche en Canadá. El pasado viernes también fue derrotada en San Salvador por México.

Un dato contundente del mal momento de la selección salvadoreña es el hecho de no haber ganado un solo partido bajo la dirección técnica del hondureño Ramón “Primitivo” Maradiaga, en 13 partidos disputados.

“Lamentablemente cargaré con ese mal récord de 13 juegos sin ganar, es un capítulo cerrado para mí”, dijo anoche a la prensa Maradiaga en Vancouver, poco después de terminado el partido frente a los canadienses.

El periodista Samuel Martell describe la crisis salvadoreña sintetizada anoche en el partido frente a Canadá: “Por la puerta de atrás, con otro partido triste, gris y una derrota para finalizar la tortura en que se convirtió cada partido de la selección en el último año. Trece sin ganar, trece”, escribió desde Vancouver.

Por si los resultados no fueran suficientes para demoler anímicamente al equipo salvadoreño, anoche en el estadio de Vancouver durante el partido los aficionados canadienses les gritaron “¡vendidos, vendidos!”.

Y es que en vísperas del encuentro con Canadá, el pasado lunes los jugadores denunciaron en conferencia de prensa haber recibido ofrecimiento económico del empresario Ricardo Padilla, a cambio de conseguir una victoria, un empate o una derrota mínima frente a Canadá. El propósito era, según dijo, ayudar a un amigo empresario hondureño.

La desorganización en la federación salvadoreña de fútbol se suma al fracaso. Apenas unos días antes de enfrentar a México, las selección no pudo entrenar en las canchas de la FESFUT porque la habían asignado al equipo de la Universidad de El Salvador, sin prever los entrenamientos de la azul y blanco.

Y luego, el pasado fin de semana se confirmó que el mediocampista Denis Pineda, que milita en el futbol de Portugal, no podría viajar a Canadá porque no contaba con visa de ese país. La FESFUT intentó aclarar el incidente pero las críticas por la falta de organización dominaron el debate.

También, cuando a principios de este año se inició la fase de grupos de la eliminatoria, los jugares de la selecta se declararon en huelga y el seleccionador debió llamar a un equipo alternativo para enfrentar a Canadá. Los líderes del movimiento al interior de la selección se quejaron entonces de las condiciones deplorables en que eran tratados por los federativos, sin los viáticos y las atenciones mínimas, dijeron.

Salpicada de corrupción, desorganización en la federación y bajo rendimiento. Así cerró su participación en la eliminatoria mundialista la selección salvadoreña, que no asiste a una copa del mundo de fútbol desde España 1982.

México, Honduras, Costa Rica, Panamá, Estados Unidos y Trinidad y Tobago disputarán la fase final que otorga tres boletos al mundial y medio pasaje en un repechaje.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete