Latest News

El silencio de los fusiles llegó por fin a Colombia

Colombia vivió ayer lunes el primer día de silencio definitivo de los fusiles en 52 años de guerra de las FARC contra el gobierno, luego del histórico acuerdo de paz alcanzado entre el gobierno y la guerrilla.

«Este 29 de agosto empieza una nueva historia para Colombia. Silenciamos los fusiles. ¡SE ACABÓ LA GUERRA CON LAS FARC!», escribió el presidente Juan Manuel Santos en Twitter un minuto después de entrado en vigor el cese del fuego y las hostilidades.

Desde las 00 horas 00 (05 horas 00 GMT del lunes) rige en todo el país el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, ordenado conjuntamente por Santos a la fuerza pública y a sus tropas por el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Timoleón Jiménez, Timochenko, al cierre de casi cuatro años de negociaciones en Cuba. «Desde este momento empieza el cese bilateral y definitivo», indicaron por su parte este lunes las FARC en su cuenta de Twitter.

La medida, decretada el viernes por Santos con indisimulada alegría, fue replicada el domingo desde La Habana por el jefe de las FARC con igual emoción, poniendo así fin a una conflagración fratricida de más de medio siglo que deja cientos de miles de víctimas, entre muertos, desaparecidos y desplazados.

Aunque las pláticas en Cuba transcurrieron sin una tregua en Colombia, las FARC mantenían desde el 20 de julio pasado un alto al fuego unilateral, al que el gobierno respondió con la suspensión de los bombardeos aéreos, aunque sin dejar de perseguir a grupos armados ilegales como esta guerrilla.

Según el decreto, el Estado ordenó la «suspensión de operaciones militares y operativos policiales en contra de los miembros de las FARC-EP que participen en el proceso de paz».

Por su parte, en el marco del acuerdo, las FARC se comprometieron, entre otros puntos, a abandonar el secuestro, la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal.

«Es muy bueno, porque fueron como 50 años de guerra (…) y ya, ya Dios quiera que se viva tranquilo y ojalá todo se normalice. Eso es la que queremos: una Colombia tranquila, sana», dijo Luis Jiménez, un mecánico de la zona rural del norte del Cauca, testigo toda su vida de la violencia del conflicto armado.

La paz «para que los hijos vuelvan»

La decisión se enmarca en el pacto de paz anunciado el miércoles pasado en La Habana, que para hacerse efectivo deberá ser aprobado en un plebiscito el 2 de octubre. Muchos colombianos, liderados por el ex presidente de derecha y actual senador Álvaro Uribe, se oponen al acuerdo por considerar que traerá impunidad.

 

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete