Latest News

En México, continúa la búsqueda de atrapados en edificios derrumbados por terremoto; ya se rescataron cientos de víctimas

Entre desconcierto y dolor, familiares, amigos, vecinos y voluntarios trabajan desde más de 24 horas entre escombros de más de una treintena de casas, edificios e incluso de una escuela primaria en Ciudad de México, derrumbados la tarde del martes tras el fuerte sismo de magnitud 7,1 en la escala de Richter que ha sacudido el centro del país.

Con la esperanza de poder sacar aún con vida a hombres, mujeres y niños, los voluntarios ayudan con cubetas, palas, picos, tubos, y lo que encuentran a su paso, a los soldados, bomberos, policías y otras autoridades que remueven pedazos de hormigón o ladrillos.

El gobierno de México actualizó anoche en 230 el número de muertos por el terremoto de 7,1 grados registrado el martes en el centro del país y que afectó a cuatro estados.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, señaló en su cuenta de Twitter que son 100 los muertos en la Ciudad de México, 69 en Morelos, 43 en Puebla, 13 en el Estado de México, cuatro en Guerrero y uno en Oaxaca.

Horas antes, el funcionario informó que eran 223 los muertos a causa del movimiento telúrico.

Los paramédicos también siguen en los puntos más afectados y no descansan desde que ocurrió el fuerte movimiento telúrico con epicentro en Axochiapan, Morelos

Donde más se trabaja es en la Escuela Enrique Rébsamen, ubicada en el sur de Ciudad de México, donde ya se han confirmado 25 muertos, mientras que 11 personas han sido rescatadas y 30 siguen desaparecidas. Los padres de los menores no se mueven del lugar y siguen colaborando.

Sobre la avenida Gabriel Mancera, en la Colonia del Valle, bomberos actuaron con rapidez y lograron sacar en camilla a dos personas con vida de uno de los edificios.

También se ha dejado sentir el apoyo y solidaridad de los mexicanos en Jojutla, Morelos, dónde no se descansa y los voluntarios dicen que permanecerán en los lugares donde se buscan a personas con vida, como pudo atestiguar un equipo de la agencia Xinhua que se encuentra en el lugar.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto presentó ayer un informe de los daños materiales en el que reportó dañadas unas 48.000 casas, mientras que 45 edificios se derrumbaron, siendo las entidades de Morelos, Puebla y Ciudad de México las más afectadas.

Muchas personas que han sido rescatadas ayer de entre los escombros habían pedido ayuda a través de sus teléfonos móviles, y gracias a la tecnología las redes sociales activaron una función de localizador de personas que han facilitado las labores de los rescatistas.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete