Latest News

Ex presidente Funes: “Me mandaban a decir que no iban a detenerse hasta verme en la cárcel y de ser posible verme muerto”

El ex presidente de El Salvador Mauricio Funes, reiteró hoy sus razones para pedir asilo político en Nicaragua, al asegurar que grupos económicos poderosos de su país le mandaron mensajes amenazantes de que “no iban a detenerse hasta verme en la cárcel y de ser posible verme muerto”.

“Estando en El Salvador y ahora que iba y venía acá a Managua por razones de trabajo, recibí información de personas muy cercanas a poderosos grupos económicos del país que me mandaban a decir que no iban a detenerse hasta verme en la cárcel y de ser posible verme muerto”, dijo Funes en una entrevista de 17 minutos de duración transmitida la mañana de ese jueves por los canales 4 y 19 de la televisión nicaragüense.

Según el ex mandatario, quienes le mandaron los mensajes desde El Salvador le advirtieron que “ellos no estaban dispuestos a perdonarme el hecho que yo les haya quitado el poder que tenían sobre el ejecutivo y denunciado los casos de corrupción”.

Funes denunció que está enfrentando “un proceso judicial revestido de proceso judicial, pero que es un proceso de persecución política, donde la derecha está utilizando las instituciones del Estado para provocar mi muerte civil y de ser posible mi exterminio físico”.

El gobierno de Nicaragua otorgó el pasado dos de septiembre asilo político al ex presidente salvadoreño, quien gobernó entre 2009 y 2014, luego de 20 años gobernados por el derechista partido ARENA (Alianza Republicana Nacionalista). Justificó el asilo por razones de seguridad para el ex mandatario y cuatro personas más, incluidos tres de sus hijos y su pareja.

El ex presidente Funes, que luce ahora barba como en sus tiempos de profesor en el externado San José, dijo que su victoria en 2009 marcó “un punto de inflexión” en El Salvador, “porque rompimos con una tradición de concepción corporativista que durante 20 años puso el gobierno al servicio de los más importantes grupos empresariales y económicos del país, en detrimento de las grandes mayorías de la población”.

“Y de hecho durante esos 5 años nosotros logramos reducir la pobreza y en más de 5 por ciento la desigualdad social. ¿Quiénes perdieron sus privilegios? Los grupos del poder económico que estaban acostumbrados a utilizar los resortes del Estado para beneficio propio mediante los negocios del Estado”, dijo Funes
“Yo no les permití hacer negocios del Estado, por lo menos negocios ilícitos. No pudieron seguir ejerciendo más negocios con el Estado ni los negocios que tenían en el pasado. Eso nunca me lo iban a perdonar y no me lo han perdonado hasta ahora”, agregó.

El ex gobernante aseguró que “mi gobierno se caracterizó por un ejercicio más transparente del quehacer gubernamental” y recordó que fueron investigados 152 casos de supuesta corrupción de los gobiernos anteriores de ARENA, los cuales se presentaron a la Fiscalía General de la República, pero ésta hizo muy poco para judicializarlos.

Puso como ejemplo el caso CEL-Enel, que habría permitido a la empresa italiana dueñas de las acciones de la GEO (Empresa estatal de energía Geotérmica) obtener cientos de millones de dólares en ganancias, en perjuicio del Estado salvadoreño. Dijo que por ese caso “fueron acusados ex funcionarios amigos de ARENA y sobre todo algunos empresarios vinculados a familias pudientes del país”.

“Nunca en El Salvador un miembro de una familia pudiente, poderosa, había puesto un pie en un tribunal de justicia, era la primera vez que lo hacía. Eso nunca me lo perdonaron. Al final fueron sobreseídos porque amañaron la investigación. Fueron exhibidos como responsables de un acto evidente de corrupción”, afirmó Funes.

“Y quizá la investigación más importante fue la del ex presidente Francisco Flores, muy apreciado por la oligarquía salvadoreña, que le hizo muchos favores a la oligarquía. Lo denuncie porque los fondos (donados por el gobierno de Taiwán) fueron a parar a bolsillos privados y a las arcas del partido ARENA”, apuntó el ex mandatario salvadoreño.

Funes dijo que sobre el caso Flores-Taiwán se extinguió la acción penal con la muerte del ex gobernante, “pero no la acción civil. Pero la fiscalía no ha hecho absolutamente nada para averiguar adonde fueron a parar esos recursos”.

“Esos dos casos la oligarquía nunca me los ha perdonado, por lo tanto yo esperaba que al dejar la presidencia iba a ser objeto de persecución política y persecución mediática, acoso político para provocar mi muerte civil”, declaró. “Esas dos razones fueron las que me llevaron a pedir asilo acá en Managua, donde estoy residiendo”, remarcó el ex presidente Funes.

Funes cuestionó la forma como la Fiscalía y la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia le está investigando por supuestos actos de corrupción y por enriquecimiento ilícito.

Sobre el juicio civil producto de los señalamientos de Probidad dijo: “Me irrespetaron mi derecho de audiencia, mi derecho de defensa, la investigación es totalmente arbitraria, me acumularon ingresos que yo había tenido antes y después de ser presidente, algo que de acuerdo a la Constitución no tenían que ser auditados y me mandaron a una cámara de lo civil donde se ventila el caso”, se quejó.

“Son cuatro ex funcionarios, incluyendo al ex presidente (Elías Antonino)Saca que también enfrenta un juicio civil, pero ninguno de ellos enfrenta una investigación. Yo presenté pruebas de descargo para demostrar que esos recursos provienen de un origen lícito, que no provienen de las arcas del Estado. Pero la CSJ no los aceptó y me mandó a juicio civil. Y lo estoy enfrentando porque el proceso se mantiene. Pero soy el único que está enfrentando una investigación penal, soy el único al que le han allanado su casa, le han decomisado sus bienes”, reiteró.

El ex presidente Funes dijo que escogió Nicaragua para asilarse por dos razones: primera, porque estaba trabajando en Managua, y segunda, por la relación cultivada con el presidente Daniel Ortega durante su gobierno. Pero además, agregó, por la identidad ideológica con el gobierno de Nicaragua.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete