Latest News

General Benítez llega al país para defenderse de acusaciones sobre tráfico de armas

El ex ministro de Defensa, general Atilio Benítez Parada, actual embajador de El Salvador en Alemania, arribó este viernes al país para defenderse de los cargos que le imputa la Fiscalía General de la República, entre ellos el de tráfico de armas.

Una vez en San Salvador, de inmediato el general Benítez se trasladó a la cancillería donde se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, a quien dijo que expresó su disposición a colaborar con las autoridades para esclarecer el caso.

“He venido a conocer del caso y a tratar de desvirtuar todo esto, que no son ciertas estas aseveraciones”, dijo Benítez a la prensa que le esperaba ya en cancillería.

El ahora embajador en Alemania fue ministro de Defensa entre 2011 y 2013, en el gobierno del expresidente Mauricio Funes. Fue también viceministro entre 2009 y 2011 y un colaborador cercano del general David Munguía Payés, en el cargo actualmente de ministro.

El pasado tres junio, la Fiscalía General de la República acusó al general Benítez de tráfico de armas, por lo que pidió a la Asamblea Legislativa iniciar un proceso de antejuicio para poder procesarlo penalmente, el cual fue discutido ya esta semana.

La acusación incluso es más amplia, según la Fiscalía, ya que el alto jefe militar podría haber cometido, además de tráfico de armas, los delitos de estafa, actos arbitrarios, tenencia ilegal de armas y comercio y depósito ilegal de armas.

“Aprovechando el contexto del decreto legislativo (de mayo de 2009) legalizó en el Registro de Armas un aproximado de 30 armas, entre estas armas de guerra, cortas y largas, fueron fraudulentamente legalizadas fuera de los 45 días, falsificando documentos y poniéndolas a su nombre”, dijo a la prensa el fiscal general Douglas Meléndez.

La petición de antejuicio fue presentada a la Asamblea Legislativa por el propio Fiscal General. Meléndez, quien dijo que “algunas de las armas (legalizadas por Benítez) provenían de la etapa de la guerra, entiendo que algunas fueron entregadas después de la guerra por el general Zepeda y al final terminaron en el comercio de armas”.

Funcionarios de la Fiscalía General reconocen que la investigación se inició hace dos año pero que el caso es complejo.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete