martes 17 de octubre de 2017
Latest News

Hillary Clinton deberá convencer a los jóvenes y latinos para ganar las elecciones

Hillary Clinton aceptó esta semana la nominación histórica como candidata presidencial de su partido -la primera mujer en la antesala de la Casa Blanca en la historia de este país- en la culminación de la Convención Nacional Demócrata.

Declaró que el país “está en un momento de definición”. Alertó que “fuerzas poderosas están amenazando con dividirnos. Los vínculos de confianza y respeto se están deshilando”.

Para atraer el voto latino escogió a un compañero de formula que habla perfecto español y conoce América Latina. Y para enamorar a los seguidores de Sanders, su contrincante en las primarias del Partido Demócrata, ha ofrecido incluir sus propuestas en su plataforma de gobierno.

PUBLICIDAD

Subrayó que “tenemos que decidir si vamos a trabajar juntos para poder resurgir juntos”. Aseguró que “tenemos claro a lo que nos enfrentamos. Pero no tenemos miedo. Lograremos enfrentar el desafío, como siempre lo hemos hecho”.

Afirmó que su misión como presidenta será “crear mas oportunidad y más buenos empleos con salarios crecientes aquí mismo en Estados Unidos”, sobre todo para las regiones más necesitadas.

En un llamado a la unidad, reconoció la campaña de Bernie Sanders (quien estaba en la arena) “por haber puesto la justicia económica y social al centro y al frente, donde deben estar”. Agregó: “a todos tus seguidores quiero decir: los he escuchado -su causa es nuestra causa”.

Incluyó la larga lista de temas que son obligatorios ante esta convención conformada de un amplio abanico de sectores sociales -la defensa de los derechos de las mujeres, gays, afroestadunidenses, latinos, el cambio climático, la seguridad nacional, la salud, la educación, y más.

Acusó que Trump solo “promueve el temor al futuro y el temor entre nosotros” y usando la famosa cita de Franklin Roosevelt respondió: “la única cosa que tenemos que temer es el mismo temor”. Afirmó que “no vamos a construir un muro” ni prohibir una religión, ni expulsar a inmigrantes que “están contribuyendo a la economía”, agregando que promoverá una reforma migratoria integral. Rechazó el “racismo sistemático” que afecta a jóvenes.

Adoptó como suyos mensajes de Sanders al afirmar que “nuestra economía no está funcionado de la manera que debería porque nuestra democracia no está funcionando de la manera que debe” y se comprometió a “hacer que la economía funcione para todos, no solo para los que están hasta arriba”. Y subrayó que a Wall Street jamas se le podrá permitir provocar una crisis económica y aseguró que los más ricos serán obligados a pagar su justa parte en impuestos.

Todos aquí están más que conscientes de que Clinton es vulnerable en un par de flancos claves al salir de esta arena: la mayoría del electorado desaprueba y desconfía de ella, y, segundo, su nombre la identifica como figura integral de la cúpula política y económica de este país.

De hecho, mientras Clinton declaraba su compromiso con los más vulnerables, varios multimillonarios y grandes donantes la observaban desde sus suites de lujo en la arena de esta convención. A lo largo de esta semana, su equipo y oficiales y políticos del partido asistían a fiestas de los donantes en hoteles de lujo.

Aparentemente ignorando las expresiones de repudio contra el 1 por ciento y su corrupción del sistema político, incluyendo este partido, por los delegados y simpatizantes de Bernie Sanders dentro y fuera de la convención, las reuniones exclusivas procedieron normalmente. Ante la percepción de ella como integrante de esa cúpula, seguramente no ayudó que la arena donde aceptó la nominación en esta convención demócrata se llama Wells Fargo Center -el nombre de uno de los bancos más grandes del país.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete