Latest News

Irresponsabilidad parlamentaria: Editorial de ARPAS

Los partidos de derecha confirmaron esta semana su negativa de aprobar la reforma de ley para despenalizar el aborto voluntario en las causales planteadas por las organizaciones de mujeres (para salvar la vida de la madre, si el feto es inviable y cuando haya violación sexual).

Incluso, algunos diputados que habían comprometido apoyo a la propuesta se retractaron, asustados por la presión de entidades ultraconservadoras como la “Fundación Sí a la Vida”, la Iglesia Católica (concretamente el Arzobispo Escobar Alas) y el séquito de medios hegemónicos que difunden acríticamente los falaces argumentos antiabortistas.

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (específicamente la Procuradora Raquel Caballero) también se ha sumado al coro de los que niegan el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.

Contrariando tratados internacionales sobre derechos de las mujeres y dominada por el fundamentalismo religioso, la flamante “defensora del pueblo” asume el discurso hipócrita y trasnochado de quienes -como diría irónicamente el teólogo español Juan José Tamayo- defienden la vida únicamente antes del nacimiento y después de la muerte.

Caballero hasta se atreve a descalificar opiniones científicas y jurídicas de instancias de Naciones Unidas y las acusa de estar financiadas por la industria del aborto. ¡Qué desconsideración y falta de respeto hacia instituciones internacionales que apoyan la defensa de los derechos humanos en el país y han respaldado el rol de la Procuraduría!

Así que, mientras la derecha legislativa y los grupos de presión que están detrás de su negativa de despenalizar el aborto (arzobispo y Procuradora incluidos), mujeres pobres que tengan abortos accidentales seguirán pudriéndose en la cárcel condenadas a 40 años de prisión por “asesinato”.

El Salvador seguirá en la ominosa lista de los cinco países del mundo que se niegan a entrar en la modernidad y mantienen la penalización total del aborto (Nicaragua, Honduras, República Dominicana y El Vaticano).

Desde este espacio editorial reprobamos la irresponsabilidad parlamentaria y cuestionamos la anquilosada, hipócrita y troglodita posición del lobby antiabortista.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete