Latest News

La palabra y figura de monseñor Romero todavía son incómodas en El Salvador: teólogo Efrén Reyes

La palabra y figura de monseñor Óscar Arnulfo Romero, a quien el Vaticano convertirá en Santo este año, siguen siendo incómodas en El Salvador, dijo este jueves el teólogo y director de la Asociación Apostólica por la Vida y la Paz, Efrén Reyes.

“Seguirá siendo incómodo por su compromiso con la justicia social”, dijo Reyes en la entrevista matinal de Canal 10 de televisión, al analizar el proceso de canonización de monseñor Romero.

Reyes explicó que la palabra de Romero sigue siendo contundente y que su legado aún resuena en la actualidad, en temas como el salario mínimo, una de las tantas denuncias del beato sobre las injusticias, cuando fue arzobispo de San Salvador.

Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, por un escuadrón de la muerte de extrema derecha y su magnicidio aceleró el estallido de la guerra civil en El Salvador.

El teólogo explicó que la causa de canonización de monseñor Romero pudo agilizarse hasta que el papa Francisco asumió en el Vaticano hace cinco años. “Con el papa Francisco fue normal tener una respuesta pronta sobre Romero”, dijo, al tiempo que lamentó que en los años anteriores Juan Pablo II y Benedicto XVI llevaron el proceso a un estancamiento.

Señaló que Romero es un “santo”, pero que su palabra y figura todavía son incómodas en El Salvador. Hizo una reflexión sobre la representatividad que tiene la figura y legado del beato Romero entre los sectores del país. “Su figura es universal y rompe divisiones entre católicos y evangélicos”, acotó.

En ese sentido, trajo a cuenta diversos reconocimientos póstumos a nivel internacional que el mártir ha tenido de parte de distintas iglesias.

Recordó que monseñor Óscar Arnulfo Romero hizo un llamado a tener una coherencia de pensamiento con las acciones que se realizan. Añadió que las homilías que Romero impartió incidieron en la transformación social y económica del país desde aquella época hasta la actualidad.

El teólogo es de la opinión que la clase política debe retomar la causa e ideales que el beato Romero tuvo.

Lamentó que el país tiene un desconocimiento de la historia y que en este sentido hay una deuda a saldar por parte de los órganos del Estado y las instituciones. Aseguró que el dolor tiene que ser sanado para llegar a una sociedad con cultura de paz.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete