Latest News

Lula anuncia que se entregará a las autoridades hoy o el lunes, pero se sigue declarando inocente

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva anunció este sábado ante miles de simpatizantes que está decidido a entregarse para cumplir una condena a 12 años de cárcel, al final de una misa en honor a su fallecida esposa, Marisa Leticia, en Sao Bernardo do Campo (Estado de Sao Paulo), en la que reafirmó su inocencia. (Foto: Lula refugiado en el sindicato de metalúrgicos, rodeado de miles de seguidores que le piden no entregarse)

La misa se llevó cabo en un camión de sonido convertido en capilla, frente al Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo.

“Voy a cumplir la orden de cárcel (…) y cada uno de ustedes se trasformará en un Lula”, afirmó el líder de la izquierda, que se proclamó inocente y acusó al juez Sergio Moro, que lo condenó por corrupción, de “mentir”.

Expresó su agradecimiento a su predecesora Dilma Rousseff y a otros dirigentes de izquierda al participar en una misa antes de su posible entrega este sábado a la justicia para cumplir una pena a 12 años de cárcel por corrupción.

La misa se llevó cabo en un camión de sonido convertido en capilla, frente al Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo, donde el ex mandatario de izquierda (2003-2010) permanece atrincherado desde hace dos días.

El ex presidente brasileño se dijo víctima de una injusticia de la que, aseguró, saldrá “mayor, más fuerte, más verdadero e inocente”.

“Cuanto más ellos me atacan, más crece mi relación con el pueblo brasileño”, subrayó el político, en referencia a medios de comunicación como el grupo Globo, al que considera partícipe de una trama junto con la Fiscalía para impedirle competir en las elecciones presidenciales de octubre próximo.

“Los poderosos pueden matar una, dos o tres rosas, pero jamás conseguirán detener la llegada de la primavera”, agregó el ex mandatario, quien realizó una alocución de cerca de una hora antes de ser llevado en hombros por sus simpatizantes.

“Si es por ese crimen, el de llevar a los pobres a la universidad, a los negros; que los pobres puedan comprarse un auto, ir en avión… Si ése es el crimen que cometí, voy a continuar siendo un criminal en este país, porque voy a hacer mucho más”.

Esta fue la primera vez que Lula da Silva, quien pretende aspirar a un tercer mandato, se pronunció en público tras la orden del juez Sergio Moro de que debía entregarse el viernes a las 17:00 hora local para cumplir una condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Al final de su emotiva alocución, Lula fue llevado en andas por la multitud.

Cuando se entregue a la policía, debería ser trasladado a Curitiba (sur), donde le espera una celda de 15 metros cuadrados.

Según el exmandatario (2003-2010), su condena obedece al propósito de evitar el regreso de la izquierda al poder en las elecciones de octubre, en las cuales es favorito en los sondeos.

“Hace mucho tiempo que soñé que era posible gobernar este país incluyendo a millones de persona pobres en la economía, en las universidades, creando millones de empleos”, declaró.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete