Latest News

Lula se entregó a la policía para evitar un derramamiento de sangre en Brasil

Lula ha dormido su primera noche en prisión. Luego de permanecer dos días en la sede del sindicato de los metalúrgicos de Brasil, en la ciudad de Sao Paulo, Luis Inácio Lula Da Silva, decidió anoche presentarse voluntariamente  la policía de Curitiba, a donde fue llevado en un avión. Al salir de la sede sindical pacto con la policía para dar un discurso ante miles de seguidores que le pedían a gritos que no se entregara. (Foto cortesía de Francisco Proner)

“Te amamos Lula”, “Lula no te entregues por favor” coreaban los miles de brasileños que habían dicho antes estar dispuestos a impedir el ingreso de la policía para evitar el encarcelamiento del popular ex presidente.

Periodistas presentes en el lugar no dudan en afirmar que si Lula no se hubiera entregado a la policía voluntariamente, los agentes pudieron haber forzado el ingreso y desatado una jornada violenta con muertos y heridos. Un derramamiento de sangre hubiera sido inminente y Brasil hubiera entrado en una crisis todavía más grave de la que ha vivido en los últimos días.

El país entero ha vivido momentos de tensión únicos. Los miles de brasileños montaron un cinturón alrededor del edificio sede del poderoso sindicato de los trabajadores de la metalurgia. Estaban dispuestos a no permitir que se llevaran a Lula, sentenciado a 12 años de cárcel por el delito de “corrupción pasiva”.

Todo tiene que ver con la propiedad de un apartamento en Porto Alegre, que seis de cinco magistrados aseguran que Lula recibió en pago por favores de una empresa contratista durante el gobierno de Lula, quien lo niega todo. El popular ex mandatario asegura que los jueces no tienen pruebas para condenarlo y que además violaron sus derechos al rechazar un habeas corpus y evitar que apelara a otras instancias.

  • Señor juez, ¿usted tiene alguna prueba de que el departamento sea mío, que yo haya vivido ahí, que haya pasado ahí alguna noche, que mi familia se haya mudado; o tiene algún contrato, una firma mía, un recibo, una transferencia bancaria, algo?
    – No, por eso le pregunto, le respondió el juez Sergio Moro.

Antes de abandonar la sede sindical para presentarse a la policía, Lula pronunció un discurso. “Yo no estoy por encima de la justicia. Si no creyera en la justicia, no habría hecho un partido político. Yo había propuesto una revolución en este país”.

“Pero yo creo en la justicia, en una justicia justa, en una justicia que vota un proceso basado en los autos del proceso, basado en las informaciones de las acusaciones, de las defensas, en las pruebas concretas, que tiene el arma del crimen. Lo que yo no puedo admitir es un fiscal que hizo un power point y fue a la televisión a decir que el PT es una organización criminal que nació para robar Brasil y que Lula, por ser la figura más importante de ese partido, Lula es el jefe, y por lo tanto, si Lula es el jefe, dice el fiscal, “no necesito pruebas, tengo convicción”.

“Ciertamente un ladrón no estaría exigiendo pruebas. Estaría con el rabo escondido, con la boca cerrada rogando que la prensa no diga su nombre. Yo tengo más de 70 horas de Jornal Nacional triturándome. Tengo más de 70 portadas de revista atacándome. Tengo también miles de páginas de periódicos y noticias atacándome. Tengo a la Record atacándome. Tengo además a la Bandeirantes atacándome, tengo a las radios del interior atacándome. Y de lo que ellos no se dan cuenta es que cuánto más me atacan, más crece mi relación con el pueblo brasileño”, dijo Lula en su discurso en medio de aplausos de gente llorando, que llevaba varias horas acordonando el edificio donde se encontraba el líder brasileño más popular de los últimos 60 años.

“Yo no les tengo miedo. Yo hasta dije ya que me gustaría hacer un debate con Moro sobre la denuncia que él hizo contra mí. Me gustaría que él me mostrase algún tipo de prueba. Ya desafié a los jueces del TRF-4, que ellos vayan a un debate en la universidad que quisieran, en el curso que ellos quisieran, a probar cual es el crimen que yo cometí en este país. Y a veces tengo la impresión y tengo la impresión porque soy un constructor de sueños”, expresó con voz entre cortada.

Los abogados de Lula llevarán el caso a instancias internacionales pues insisten en que el ex presidente brasileño es inocente.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete