Latest News

Mara Salvatrucha y Pandilla Barrio 18 ya operan en Milán, Italia

Milán, la ciudad del norte de Italia, se ha convertido en una especie de capital europea de las pandillas, llegan desde Centroamérica, pero principalmente de El Salvador, reveló el diario español El Mundo.

Jóvenes que migraron para reencontrarse con sus familias e incluso personas nacidas en suelo italiano son quienes conforman el núcleo de las bandas delincuenciales en Milán, urbe donde habitan al menos 40,000 compatriotas salvadoreños, señaló el diario en una investigación.

Los jóvenes centroamericanos, en su mayoría salvadoreños, muestran con menos reserva su militancia en las estructuras criminales en Italia.

En la ciudad de Milán, al norte de Italia, es más frecuente encontrar en rincones o paredes los grafitis característicos de las organizaciones criminales formadas en El Salvador y nacidas en localidades estadounidenses: la Mara Salvatrucha y la pandilla Barrio 18.

De acuerdo al periódico español El Mundo, hay expertos que ya hablan de la ciudad lombarda como sinónimo de la capital europea de las pandillas. Y es que la metrópoli al norte de Italia no es la única donde se encuentran a estos grupos delincuenciales, pues en España ya se han hecho detenciones de pandilleros.

Deidamia Calderón, salvadoreña que dejó el país durante el conflicto armado que asoló durante 12 años, dijo al diario ibérico que la presencia de las bandas en Milán es más evidente y eso les hizo considerar si celebrar el Día de la Independencia en un parque abierto.

Una complicación que se suma al fenómeno es que los integrantes de estos grupos son relativamente jóvenes. Son en su mayoría migrantes que pisaron suelo italiano entre los 13 y 14 años, según planteó la educadora social, Anna Viola.

Ella agregó que “la mayoría (de los adolescentes) no quería venir y se encontró con una realidad hostil” y que no supieron lidiar ni con las diferencias culturales ni con el trato más frío con los familiares que los acogieron en la nación europea.

El auge de la violencia en la urbe milanesa se ha incrementado dado que las autoridades de seguridad no han dado prioridad al combate de estos grupos criminales, a pesar que se han hecho redadas policiales con anterioridad.

Las estadísticas del matutino español indican que hay 15 personas de origen latinoamericano en prisión, por delitos que van desde el homicidio, intento de homicidio o violencia agravada.

El problema de las pandillas no solo azota a El Salvador, sino que se ha replicado en sitios como Milán, donde dejan sus marcas con más frecuencia en plazas, parques y otros lugares que los latinos frecuentan en esa ciudad.

El riesgo es que las bandas criminales se multipliquen en el Viejo Continente, y que su campo de acción aumente. Gran parte de los adolescentes que viajaron a Milán para juntarse con sus familias se criaron en un entorno violento, al que no encontraron remedio en Italia.

Los jóvenes centroamericanos que se reunifican con sus familiares no logran adaptarse a un nuevo ambiente, cultura, idioma y al estilo de vida. Aparte de operativos policiales que se realizan desde 2006, pero que se han efectuado en menor medida, las autoridades no han sabido lidiar con el problema.

Además de Milán, hace unas semanas la policía de España capturó a varios salvadoreños y hondureños, miembros de pandillas, algunos de ellos cabecillas, que han estado tratando de establecer esos grupos en Madrid, Barcelona y otras localidades españolas.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete