Latest News

Michael Phelps agranda su leyenda, anoche logró dos oros más en una hora en los Olímpicos de Río

Michael Phelps lo ha vuelto a hacer. Ha añadido dos oros más a su colección en otra noche que pasará a la historia. Ya tiene 25 medallas en los Juegos y 21 son de oro. Comenzó la noche ganando una espectacular final de 200 mariposa y logró colgarse su primer oro individual. Lo celebró a lo grande y pidiendo más retos. Y lo consiguió una hora después.

Los besos que dio a su hijo Boomer emocionado fueron una de las imágenes de la jornada. Ese era el retiro que quería el nuevo Phelps.

El de Baltimore tenía una cita clave en el evento. Derrotado sorprendentemente hace cuatro años en los 200 mariposa, prueba que había dominado en Atenas y Pekín, quería recuperar su trono y tomarse la revancha contra su verdugo en Londres, el sudafricano Chad Le Clos, que en esta ocasión ni siquiera fue rival.

La final del 200 mariposa se presentaba como una de las pruebas más atractivas. Junto al ‘Tiburón’ de Baltimore y Le Clos, nadadores como los húngaros Laszlo Cseh y Tamas Kenderesi querían ‘colarse’ en la fiesta de los dos favoritos.

Pero Phelps demostró que ha preparado a conciencia estos Juegos y controló perfectamente la carrera, aguantando con firmeza los 50 metros finales ante el empuje de un nadador diez años más joven como el japonés Masako Sakai, que se quedó a cuatro centésimas, y sumar un oro más con un tiempo de 1:53.36. El podio lo completó otro joven, Kenderesi, de 19 años y que también fue capaz de bajar del 1:54, lo que no logró un Le Clos, que pasó de campeón a cuarto.

Una hora después, y tras previo paso por la ceremonia de medallas y breve celebración con su hijo recién nacido Boomer, el laureado estadounidense se hizo con la vigesimoquinta presea olímpica gracias a la victoria del relevo estadounidense donde formó con otro mito como Ryan Lochte más Connor Dwyer y Francis Haas.

Los americanos dominaron la prueba DE LOS 800 metros en relevo sin excesivos problemas y Phelps sentenció la victoria en una contundente posta final. Estados Unidos ganó con un tiempo de 7:00.66, aventajando en más de dos segundos a Gran Bretaña, y en casi tres a Japón.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete