Latest News

Tribunal de San Francisco Gotera ordena reabrir el caso de la masacre de El Mozote

Un tribunal de El Salvador ordenó reabrir el caso de El Mozote, la más gran de las masacres perpetradas por tropas del ejército salvadoreño,  en diciembre de 1981, en la que murieron más de 1,000 personas, se informó oficialmente este sábado.

El Juzgado Segundo de Primera Instancia de San Francisco Gotera anunció que pedirá la lista de los jefes militares y soldados que participaron en esa operación y que realizará otras diligencias para establecer responsabilidades de aquella masacre, considerada la más grande de la guerra civil de El Salvador (1980-1992) y de América Latina.

La reapertura del caso ha sido posible luego que el pasado mes de julio la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador, declaró inconstitucional la amnistía contra los autores materiales e intelectuales de más de una treintena de casos de graves violaciones a los derechos humanos, investigados por la Comisión de la Verdad, creada bajo el auspicio de Naciones Unidas tras el fin de la guerra civil, en 1992.

El gobierno salvadoreño negó en un principio la masacre y su magnitud, pero tras sendas publicaciones de los diarios The Washington Post y The New York Times, el mundo se enteraría días después de semejante atrocidad cometida por tropas entrenadas por el mismo ejército de los Estados Unidos.

El ejército asesinó a sangre fría a grupos completos de personas, luego de reunirlas. Luego de matar a los campesinos amontonaron sus cuerpos y les prendieron fuego. También quemaron sus casas y enterraron muchos de los cuerpos. Años después, al realizarse la exhumación de cientos de cadáveres, los forenses y antropólogos argentinos encontraron en las bolsas de los pantalones cortos de algunos de los niños asesinados juguetes y muñequitos de plástico.

Una de las principales exhumaciones se realizó en la pequeña iglesia del caserío El Mozote, derrumbada años después de la masacre. Bajo sus escombros estaban sepultadas 146 personas, 140 de ellas niños menores de 12 años asesinados en aquel fatídico diciembre.

La masacre de El Mozote, calificada como un crimen de lesa humanidad, fue perpetrada entre el 10 y 12 de diciembre de 1981, por batallones del ejército entrenados para guerra de contrainsurgencia.  Comandados por el fallecido coronel Domingo Monterrosa, los soldados masacraron a más de mil personas de varios caseríos campesinos del norte del departamento de Morazán.

Entre las víctimas, la Comisión de la Verdad identificó con nombre y apellidos a más de 900 personas fallecidas, entre ellas a más de 250 niños menores de 8 años. Familias completas fueron asesinadas en esa operación militar, calificada de “tierra arrasada”. Los parientes de las víctimas aseguran que el número de muertos supera el millar de personas, por lo que han venido demandando durante varios años que se investigue el caso para reconocer a los muertos que siguen en el anonimato.

La abogada Valentina Ballesta, de CEJIL, uno de los organismos defensores de los derechos humanos que han venido demandando justicia en ese caso, anunció que “el día de hoy nos han notificado la reapertura, el juez deja sin efecto el sobreseimiento definitivo y además ordena una serie de diligencias”.

“Se reabre imputando preliminarmente responsabilidad sobre varios oficiales y también a la cadena de mando del ejército en ese momento”, añadió la abogada del organismo.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete