Latest News

Trump convierte en pesadilla anhelos de miles de jóvenes en Estados Unidos con el fin del DACA

El presidente Donald Trump, en tal vez, su acción más cruel hasta la fecha, según una amplia gama de críticos que incluyen al ex presidente Barack Obama, anunció que pondrá fin a un programa que protegió de la deportación a casi 800 mil jóvenes indocumentados –la gran mayoría mexicanos– que llegaron al país siendo menores de edad.

Sin embargo, en una concesión a la enorme presión de una amplia gama de la cúpula política y económica del país en contra de esta decisión, Trump ordenó que el programa continuará por seis meses más, para ofrecer una oportunidad al Congreso de promover una solución legislativa antes de quedar anulado.

Desde hoy no se aceptarán nuevas solicitudes para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), mientras las solicitudes para la renovación de los ya beneficiados se evaluarán caso por caso.

En una declaración por escrito, Trump señaló: no estoy en favor de castigar a menores de edad, la mayoría de los cuales ahora son adultos, por las acciones de sus padres. Pero tenemos que reconocer que somos una nación de oportunidades porque somos un país de leyes, y agregó que ahora le correspondía al Congreso buscar una solución legislativa, con una “reforma migratoria responsable.

Tengo un gran amor por esta gente, declaró más tarde el presidente, y dijo que esto llevaría a una mejor solución. Pero no detalló qué tipo de proyecto de ley apoyaría.

Retumba coro de condena
De inmediato retumbó el coro de denuncia y condena del anuncio por los beneficiarios, sus familias y la amplia gama de sus aliados, que incluyen a algunas de las personas más poderosas el país, con legisladores de ambos partidos que aseguran que ya están buscando cómo rescatar a los beneficiados por este programa.

En una intervención inusual en el ámbito público desde que salió de la Casa Blanca, el ex presidente Obama reaccionó: usar como blanco a esta gente joven está mal, porque no han hecho nada malo. Y es cruel.

Frente a la Casa Blanca, organizaciones de inmigrantes, defensores de derechos civiles y sindicatos, entre muchos más, manifestaron su repudio, al igual que sus contrapartes en varios sitios del país.

Desde hace días, cuando ya se anticipaba un anuncio sobre el tema, unos 400 ejecutivos en jefe, incluidos algunos de los más poderosos, como Tim Cook, de Apple (quien este lunes informó que 250 de sus empleados son dreamers que deben ser defendidos), Mark Zuckerberg, de Facebook, y Jeff Bezos, de Amazon, firmaron una carta pública en apoyo al DACA.

Mientras una amplia gama de políticos nacionales y locales de ambos partidos –entre ellos el líder republicano de la cámara baja, Paul Ryan, y el ex candidato presidencial y senador socialista Bernie Sanders (el político nacional más popular del país)–, religiosos, editorialistas y líderes comunitarios, se pronunciaron en favor de mantener intacto el programa, ya que su anulación tendría un severo impacto no sólo sobre los cientos de miles de jóvenes beneficiados, sino sobre sus familias y comunidades.

Unos ocho gobernadores y decenas de legisladores estatales emitieron un comunicado la semana pasada en el cual subrayan que poner fin al DACA es una acción insensatamente cruel. Dos estados, Nueva York y Washington, indicaron que presentarán una demanda contra la decisión ejecutiva. Rectores de varias universidades, incluidas Harvard y Yale, también se declararon en favor del programa.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete