Latest News

“Vamos a intervenir todo el entorno de los centros penitenciarios, las viviendas y negocios próximos”: ministro Ramírez Landaverde

Las autoridades de seguridad de El Salvador iniciaron esta semana la segunda fase de implementación de las medidas extraordinarias en el sistema penitenciario, con el propósito de lograr el control total de los reclusorios y el aislamiento de los principales cabecillas de grupos criminales.

El ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, anunció hoy, en la entrevista que transmiten en la mañana Canal 10 y Radio Nacional, que la segunda fase busca controlar las comunicaciones que aún mantienen algunos delincuentes desde las cárceles, reforzar la seguridad en los contornos de los centros penales y ampliar el espacio físico para internos en régimen especial.

Las medidas extraordinarias fueron implantadas el pasado 29 de marzo y a juicio de las autoridades éstas han contribuido a reducir considerablemente los indicadores de la criminalidad en el país. En ese momento se reubicó a más de 300 cabecillas de pandillas a la cárcel de máxima seguridad de Zacatecoluca y se instauró el estado de emergencia en siete centros penales.

“Los resultados han sido positivos, sin embargo hay que hacer ajustes porque la delincuencia, la criminalidad va adoptando otras acciones”, dijo Ramírez Landaverde.

Explicó que en la primera fase se logró cortar las telecomunicaciones desde el interior de las cárceles, pero no en un 100%. Además, dijo, en los alrededores de los centros penitenciarios hay señal de internet residencial que es utilizada por los delincuentes para comunicarse con sus estructuras criminales en el exterior.

“La delincuencia invadió las áreas próximas de los centros penales, para desde ahí mantener el control de los centros penitenciarios. Eso vamos a trabajarlo de una forma más efectiva, con más personal de la policía y de la Fuerza Armada”, afirmó el ministro de Justicia y Seguridad.

“El internet no depende de la ubicación de las antenas. Es a través de internet residencial. Por eso han ubicado potenciadores de internet en residencias cerca de los centros penitenciarios. Se va intervenir el internet utilizado cerca de los centros penales”, anunció.

Ramírez Landaverde informó que “hemos adquirido con recursos de la contribución especial tecnología, unos aparatos que nos van a permitir ubicar con exactitud, con precisión total el punto desde donde se genera la señal de internet. Los residentes, las tiendas o establecimientos inmediatos a los centros penales van a tener que colaborar”.

“Vamos a intervenir todo el entorno de los centros penitenciarios, las viviendas, establecimientos y negocios próximos a los centros penales van a ser sujetos a un mayor control. Nuevamente aquí lo que pedimos es el apoyo, el respaldo ciudadano, brindando la colaboración a los miembros de la PNC y de la Fuerza Armada que van a estar desarrollando esta función, que lo harán con todo el cuidado necesario”.
“Esto podría ocasionar la invasión a la intimidad de los hogares, pero es necesario, lo haremos con el mayor respeto, con el cuidado necesario. Pedimos el apoyo y la colaboración de la población, porque es de interés general bloquear totalmente la posibilidad de comunicación desde los centros penitenciarios hacia afuera”, dijo Ramírez Landaverde.

Además de procurar el corte de la comunicación desde el interior de las cárceles, la segunda fase de las medidas extraordinarias contempla la construcción de nuevas áreas para reos en aislamiento total y para reclusión temporal, donde se ubicará a internos menos peligrosos.

“Vamos a construir áreas de máxima seguridad de las que tiene el centro penal de Zacatecoluca, en los penales de Mariona, Izalco, Quezaltepeque y Ciudad Barrios. Vamos a incrementar los espacios para tener en régimen especial, en aislamiento total a todas aquellas personas que están planificando, conspirando desde el sistema penitenciario”, afirmó el ministro Ramírez Landaverde.

El funcionario anunció que en los próximos meses ya se contará con el primer centro de reclusión temporal, en el centro penal de Mariona, para trasladar a los reos menos peligrosos, con lo cual se reducirá el hacinamiento.

“Se hará una clasificación penitenciaria en tres niveles. Los casos menos graves serán ubicados en ese centro. Ellos estarán trabajando y podrían recibir reducción de penas a cambio de trabajo de servicio a la comunidad, reparando calles, escuelas. Es decir, preparar a los reclusos para reinsertarse de manera efectiva en la sociedad”, detalló el funcionario de seguridad pública.

BOLETÍN DE NOTICIAS

No te pierdas ninguna noticia, suscríbete